Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 3 de junio de 2020
Laboratorio de prensa de Harvard

'¿Qué queremos? ¡Reportajes imparciales! ¿Cuándo lo queremos? ¡Durante las protestas!'

Danielle Kilgo (Nieman Lab)

black-lives-matter-protest-cc.jpg

Protesta de Black Lives Matter
Protesta de Black Lives Matter

No todas las protestas reciben el mismo trato. Las historias sobre marchas de mujeres y protestas contra Donald Trump dan más voz a los manifestantes que aquellas de Black Lives Matter u otras contra el racismo. Aquí el reportaje de Nieman Lab de Harvard.

La nueva década lleva solo unos días, pero en un aspecto ya se perfila similar la pasada: protestas masivas en todo el mundo.

Las manifestaciones por la democracia a través del mundo y las manifestaciones contra la guerra en los Estados Unidos llegan después de un año que vio a la gente salir a la calle por cuestiones que incluyen reclamos por los abusos de los derechos humanos, la corrupción y el cambio climático.

Sin embargo, a pesar de la popularidad de movimientos como el relacionado con la crisis climática global o las marchas masivas de mujeres en todo el mundo, la mayoría de las personas no asisten a estos eventos. Las opiniones del público en general sobre las protestas y los movimientos sociales detrás de ellas están formadas en gran parte por lo que se lee o ve en los medios. Eso presiona a los periodistas para que hagan las cosas bien.

Pero mi investigación ha encontrado que algunos movimientos de protesta tienen más problemas que otros para obtener una cobertura que los trate a ellos y a sus problemas con seriedad. En un estudio reciente, mi coautora Summer Harlow y yo analizamos la cobertura de protestas en los periódicos locales y metropolitanos. Descubrimos que las narrativas sobre la marcha de las mujeres y las protestas contra Trump dieron voz a los manifestantes y exploraron significativamente sus quejas. En el otro extremo del espectro, las protestas sobre el racismo anti-negro y los derechos de los pueblos indígenas recibieron la cobertura menos legitimadora.

El paradigma de la protesta

Hace algunas décadas, los académicos James Hertog y Douglas McLeod identificaron cómo la cobertura noticiosa de las protestas contribuye al mantenimiento del status quo, un fenómeno conocido como el paradigma de la protesta. Sostenían que las narrativas de los medios tienden a enfatizar el drama, las molestias y lo disruptivo de las protestas en lugar de las demandas, quejas y agendas de los manifestantes. Estas narrativas trivializan las protestas y, en última instancia, hacen mella en el apoyo público.

Aquí presentamos como esto se desarrolla teóricamente hoy. Los periodistas prestan poca atención a las protestas que no resultan dramáticas o poco convencionales. Sabiendo esto, los manifestantes encuentran formas de capturar la cobertura de los medios y la atención pública. Se cuelgan un gatito rosado o se arrodillan durante el himno nacional. Incluso podrían recurrir a la violencia y a la anarquía. Así los manifestantes obtienen la atención de los medios de comunicación, pero lo que cubren los periodistas suele ser a menudo superficial o deslegitimador, centrándose en las tácticas y la disrupción causada, excluyendo la discusión sobre la sustancia del movimiento social.

Nosotros quisimos explorar si esta teoría clásica se ajustaba a la cobertura de 2017, un año de protestas a gran escala en los Estados Unidos que acompañó al primer año de la presidencia de Donald Trump. Para hacerlo, analizamos el encuadre de los informes de protesta de los periódicos en Texas. El tamaño y la diversidad del estado lo convirtieron en un buen indicador de comparación con el país en general.

El análisis de la cobertura de las protestas

En total, identificamos 777 artículos al buscar términos como protesta, manifestante, Black Lives Matter y Women's March. Esto incluyó informes escritos por periodistas en 20 salas de redacción diferentes de Texas, como El Paso Times y el Houston Chronicle, así como artículos sindicados de fuentes como Associated Press.
Observamos cómo los artículos enmarcaban las protestas en el titular, la oración de apertura y la estructura de la historia, y clasificamos los informes utilizando cuatro marcos de protesta reconocidos:

•    Disturbios: enfatizar el comportamiento disruptivo y el uso o la amenaza de violencia.

•    Enfrentamiento: describiendo las protestas como combativas, enfocándose en arrestos o “enfrentamientos” con la policía.

•    Espectáculo: centrarse en la indumentaria, los signos o el comportamiento dramático y emocional de los manifestantes.

•    Debate: mencionar sustancialmente las demandas, agendas, objetivos y quejas de los manifestantes.

También vigilamos los tipos de fuentes consultadas para identificar desequilibrios que a menudo dan más crédito a las autoridades que a los manifestantes y defensores.

En general, la cobertura de noticias tendió a trivializar las protestas al centrarse con mayor frecuencia en las acciones dramáticas. Pero algunas protestas resultaron más perjudicadas por esto que otras.

Los informes se tendían a centrar en el espectáculo con más frecuencia que en la sustancia. Se hablaba mucho de cómo vestían los manifestantes, el tamaño de la multitud -grande o pequeña-, la participación de celebridades y otros aspectos más o menos deslumbrantes.

En lo que respecta a la sustancia de algunas marchas, había también diferencias. Alrededor de la mitad de los informes sobre protestas contra Trump, las manifestaciones sobre la inmigración, las manifestaciones por los derechos de las mujeres y las acciones ambientales incluyeron información sustancial sobre las quejas y demandas de los manifestantes.

Por el contrario, las protestas relacionadas con el oleoducto Dakota Access o el racismo anti-negro obtuvieron cobertura de legitimación menos del 25 por ciento de las veces. También tenían más probabilidades de ser descritas como disruptivas y de confrontación.

En una historia de AP que cubría una protesta en St. Louis por la absolución de un oficial de policía que mató a un hombre negro, la violencia, los arrestos, los disturbios y las perturbaciones fueron los principales descriptores, mientras que la preocupación por la brutalidad policial y la injusticia racial se redujo a solo unas pocas menciones. Solo trece párrafos más abajo, aparecía el contexto más amplio: “Las recientes protestas de St. Louis siguen un patrón visto desde el asesinato de Michael Brown en agosto de 2014 en la cercana Ferguson: la mayoría de los manifestantes, aunque enojados, son respetuosos de la ley”.

Como consecuencia de las variaciones en la cobertura, los lectores de periódicos de Texas pueden formarse la percepción de que algunas protestas son más legítimas que otras. Esto contribuye a lo que llamamos una “jerarquía de lucha social”, en la que las voces de algunos grupos de defensa se elevan por sobre otros.

Los periodistas contribuyen a esta jerarquía al adherirse a las normas de la industria, que trabajan operan contra los movimientos de protesta menos establecidos. En plazos ajustados, los reporteros pueden usar de manera predeterminada las fuentes oficiales para declaraciones y datos. Esto les da a las autoridades un mayor control del encuadre narrativo. Esta práctica se convierte especialmente en un problema para movimientos como Black Lives Matter donde suelen ser contrarrestados por las declaraciones de la policía u otros funcionarios.

Los sesgos implícitos también acechan dichos reportajes: la falta de diversidad ha plagado durante mucho tiempo las redacciones. En 2017, la proporción de periodistas blancos en el Dallas Morning News o el Houston Chronicle resultaba más del doble que la proporción de personas blancas en cada ciudad.

Las protestas identifican agravios legítimos en la sociedad y a menudo abordan problemas que afectan a las personas que carecen del poder para abordarlos por otros medios. Es por eso que es imperativo que los periodistas no recurran a narrativas de encuadre poco profundas que niegan un espacio significativo y consistente para expresar las preocupaciones de los afectados y al mismo tiempo mantener un status quo más cómodo.

Danielle Kilgo es profesora asistente de periodismo en la Universidad de Indiana. Este artículo se vuelve a publicar de interferencia bajo una licencia Creative Commons.

El original se encuentra en el siguiente link

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario