Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 26 de noviembre de 2020
Cambio de mando 

Ricardo Yáñez, el nombre que mantiene al círculo íntimo de Mario Rozas en la dirección general de Carabineros

Laura Landaeta
Maximiliano Alarcón G.

rozas_y_yanez.jpeg

Generales Rozas y Yáñez
Generales Rozas y Yáñez

Son amigos, vacacionan juntos y enfrentaron el estallido social estrechamente con discursos similares. La continuidad que representaría el nuevo general director abre las incógnitas sobre si seguirán las violaciones a derechos humanos como también los casos de corrupción, puesto que los oficiales clave en estas situaciones –incluido Yáñez– siguen firmes en el alto mando.

La designación del subdirector de la institución como General Director es una clara señal de que queda en el poder el círculo íntimo de Mario Rozas, reafirma a un alto mando cuestionado por atropellos a los Derechos Humanos y por corrupción y sigue la línea y el estilo del saliente y cuestionado oficial. 

En la interna de Carabineros muchos consideran que la llegada del nuevo general director, Ricardo Yáñez, es una clara forma de acercar al alto mando con la fuerza uniformada de la calle, a los suboficiales, esto porque el nuevo mandamás de la institución tiene una amplia trayectoria en comisarías, a diferencia de Mario Rozas, quien venía del área de Comunicaciones y Bienestar de la policía uniformada. 

Lo cierto es que Yáñez parece ser más una continuidad que un intento por borrar la marca negativa que dejó Rozas durante su gestión como máxima autoridad. De entrada, Yáñez da señales de estancamiento en materia de la corrupción que hay en Carabineros, pues no genera un cambio de cargos clave para superar la crisis en esta materia. Además, marca también un retroceso para la institución en temas de Derechos Humanos, ya que en su rol de general a cargo de Orden y Seguridad –hasta el pasado 9 de noviembre–, fue sumamente cuestionado por los abusos cometidos durante el estallido social de los oficiales y suboficiales que cumplían sus órdenes en todo el país.

El actual general director es uno de los mejores amigos de su antecesor Mario Rozas. Fueron compañeros de promoción y son tan cercanos que incluso se van de vacaciones juntos, con familias incluidas, a la cuarta región.

El actual general director es uno de los mejores amigos de su antecesor Mario Rozas. Fueron compañeros de promoción y son tan cercanos que incluso se van de vacaciones juntos, con familias incluidas, a la cuarta región, según datos obtenidos por INTERFERENCIA.

En esta relación estrecha también han enfrentado juntos momentos difíciles, sobre todo los relacionados a la represión en el estallido social y posterior a éste. En este contexto ambos presentaron un discurso similar que tendía a justificar los atropellos, citando pruebas inexistentes o falsificadas como argumento defensivo al actuar de los policías. Por ejemplo, Yáñez lo hizo en octubre pasado cuando el carro lanza aguas arrastró con su chorro a un joven en silla de ruedas por la calle hasta botarlo: “Tenemos imágenes, que vamos a poner a disposición del Senadis, donde esta persona sale lanzando piedras y temerariamente alrededor de los vehículos blindados,  haciendo rayados a los vehículos; por lo tanto, es una persona que permanente y activamente está involucrada en situaciones de violencia”, dijo en aquella oportunidad el ahora general director. 

También en octubre, cuando ocurrió el caso del menor A.A. lanzado por el carabinero Zamora al lecho del río Mapocho, el primer alto mando en referirse al tema fue precisamente, Yáñez, quien comentó que el menor había sido detenido previamente por funcionarios policiales y que se había dado a la fuga; razón por la cual se produce esta persecución en la que el menor “cae” desde el puente. Esta información puso en evidencia la intención de falsificar documentos en perjuicio de la víctima, la cual se terminó descartando.

Yáñez no sólo es compañero de promoción de Mario Rozas, junto a los otros dos miembros del alto mando general Raúl Agurto y el general Patricio Figueroa, sino que fue quien realizó el nuevo ordenamiento del alto mando de Rozas hace dos semanas, razón por la cual además ha comentado que no moverá demasiadas piezas. 

Esto último quiere decir que, por un lado, no se iría Enrique Basaletti, cuestionado por su rol como empleado de Chiletabacos y por la utilización de personal y vehículos policiales para la custodia de los camiones de la empresa tabacalera. Tampoco se iría el general Enrique Monrás Álvarez, quien no sólo prestaba protección a los camiones de la tabacalera, sino que además ponía a funcionarios de la institución de punto fijo en las cámaras de vigilancia de la oficina de seguridad de la empresa y sacaba de las calles a vehículos policiales para escoltar los camiones de ésta. Denuncia que hizo INTERFERENCIA hace un par de semanas

Munición antidisturbios y ojos cegados

El general Yáñez además es uno de los oficiales del alto mando nombrado en la lista de investigados por la fiscal Ximena Chong en los casos de balines en los ojos de manifestantes durante el estallido y el cuestionado uso de munición antidisturbios.

Como encargado nacional de Orden y Seguridad, el general fue quien delineó las estrategias de los uniformados para enfrentar los disturbios desde la llegada de Mario Rozas. Tuvo un rol protagónico en el estallido social y en los días posteriores.

Como encargado nacional de Orden y Seguridad, el general fue quien delineó las estrategias de los uniformados para enfrentar los disturbios desde la llegada de Mario Rozas. Tuvo un rol protagónico en el estallido social y en los días posteriores.

En el marco de la investigación llevada a cabo por Chong, Yáñez fue citado a declarar por el uso de armamento antidisturbios, especialmente por el uso de balines de goma con plomo.

En la cita, Yáñez desconoció estar al tanto de las implicancias que tenía el uso de la munición antidisturbios y los informes realizados por la misma institución el año 2012, en los cuales se alertaba de la peligrosidad de los balines por su falta de precisión; munición que se compró hasta el año pasado y que de la cual Yáñez señaló jamás haber leído los estudios al respecto. Es más, dijo que la primera vez que vio el informe fue cuando se lo mostró la fiscal Chong. 

Reacciones sobre el nuevo general

Según relata uno de los entrevistados por INTERFERENCIA que fue parte del alto mando hasta hace poco tiempo, la llegada a la dirección de la institución del general Yáñez trae una luz de esperanza tras lo que califica como el “nefasto período de Mario Rozas”. Esto porque, señala, “Yáñez es hijo de un suboficial, un tipo de calle además profesor de la escuela. Es un tipo que sabe lo que Rozas nunca supo; seguro se pondrá en los zapatos de los policías”.

Sin embargo, otro entrevistado suboficial comenta todo lo contrario: “Yáñez es más de lo mismo, un segundón de Rozas que conoce sus jugadas, sus movimientos y que no limpiará en absoluto la corrupción interna de Carabineros que nos tiene tan desacreditados”.

Fuentes de la institución comentan que Yáñez es muy cercano a Bassaletti y también a Monrás, dos de los integrantes del alto mando más cuestionados por el caso Chiletabacos. 

De hecho, fuentes de la institución comentan que Yáñez es muy cercano a Bassaletti y también a Monrás, dos de los integrantes del alto mando más cuestionados por el caso Chiletabacos que develó INTERFERENCIA en dos artículos. 

También habría defendido en el fuero interno de la institución el accionar de Claudio Crespo, quien cegó a Gustavo Gatica.

“Es muy difícil pensar que un General con ese currículum marque la diferencia que hoy necesita la institución”, comenta un prefecto.

En tanto, para el sociólogo Alberto Mayol, Yáñez tiene otro tono en su proceder, y si bien su nombre es parte del círculo íntimo de Rozas, el nuevo mandamás de Carabineros debe tener claro que las variables que tiene para moverse son distintas a las de su antecesor

“Una cosa es que se prometa un cierto nivel de continuidad, para que el gobierno tenga tranquilidad al moverse, pero otra cosa es que necesariamente vaya a ser lo mismo. Vamos a ver cómo se empieza a comportar, pero mi impresión es que ya todos los actores están entendiendo que sacrificarse por Sebastián Piñera, por su gobierno, es un error grande, y hay un dato que es muy importante, dentro de Carabineros el clima a favor del Apruebo fue muy grande, eso es una señal muy clara del significado profundo en términos políticos del cambio que tiene que venir dentro de Carabineros”, planteó.

Desde el ámbito parlamentario, el senador Felipe Harboe, quien fue subsecretario de Carabineros durante el primer mandato de Michelle Bachelet, destaca que Yáñez tiene mayor conocimiento operativo, lo que espera se traduzca en mayor control en este ámbito. Pero además reflexionó sobre qué pasos debe dar el nuevo general director.

“Espero que esté llano a participar de un proceso de reforma policial. Lo que debería hacer el general Yáñez es un urgente reentrenamiento policial para prepararlos en nuevos protocolos, temas de derechos humanos, para que los carabineros que están en la calle tengan conocimiento de lo que están haciendo. Por otro lado tiene que recuperar la moral interna que está bastante alicaída, porque hay gente que hace muy bien su trabajo y paga los platos rotos de otros que lo hacen mal”, dijo. 

Consultado sobre si cree que Yáñez mantendrá la misma cercanía de Rozas con Piñera, descartó esa posibilidad.

"Le advertimos al presidente que no era buena idea poner al general Rozas porque no era de las seis primeras antigüedades, le faltaba experiencia, pero él insistió porque como había sido su edecán prefirió una relación de cercanía y amistad”, dice Felipe Harboe.

“El cargo de general director es de la estructura del Estado, por tanto tiene que relacionarse con el presidente y el ministro del Interior. Politizar el cargo no me parece bueno y creo que cuando alguien pone a sus amigos por sobre las capacidades, tenemos los resultados que tenemos. Nosotros le advertimos al presidente Piñera que no era buena idea poner al general Rozas porque no era de las seis primeras antigüedades, le faltaba experiencia, pero él insistió porque como había sido su edecán prefirió una relación de cercanía y amistad”, agregó el congresista.

En redes sociales, distintos especialistas marcaron puntos de fondo sobre la situación policial.

“La salida del Gen. Rozas, así como la del Gen. Villalobos, muestra un problema profundo institucional. No asegura la reforma policial, ni la voluntad política y  mucho menos la consolidación de un esquema de control civil del accionar policial”, escribió la socióloga experta en temas de seguridad y gobernabilidad, Lucía Dammert, en su cuenta de Twitter.

Algo similar hizo el abogado constitucionalista, Jaime Bassa: “La renuncia de Rozas no es suficiente para superar la profunda crisis de Carabineros. Se requiere un interventor civil y un proceso de refundación que termine con la policía militarizada y construya una institución sometida a la ley, respetuosa de DDHH y con escalafón único”, afirmó.

Los movimientos del día

Durante la tarde de ayer jueves corrió el rumor de que Yáñez no sería confirmado por la Contraloría debido a una investigación abierta en su contra por la represión en el estallido social, sin embargo, fue la propia Contraloría la que desmintió esa información a nuestro medio señalando que “no existe ningún proceso ni investigación abierta en contra del general Yáñez y hasta ahora (7 de la tarde) no nos ha llegado la solicitud formal de su designación”.

Por otro lado, sí hubo movimientos la tarde de ayer dentro de Carabineros. La designación de Yáñez implica la salida del jefe zonal de Valparaíso, Hugo Zenteno, debido a su antigüedad. También sería removido el jefe zonal de Concepción por el escándalo de los disparos de dos funcionarios de Carabineros a los menores del hogar del Sename de Talcahuano.  Finalmente, se le solicitó el cambio de plaza al jefe zonal de Araucanía, Iván Ketterer, quien asumió en 2018 y se le pidió ser movido a Valparaíso o Concepción, ante lo cual el general se negó y solicitó el retiro voluntario.

Hasta el cierre de esta edición nadie quería tomar Valparaíso dentro de las cartas que manejaba el alto mando y tampoco Concepción, a esto se suma la necesidad de buscar un nuevo nombre para La Araucanía.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Felicitaciones por las investigaciones realizadas y por este buen artículo. Es lo que debe hacer el periodismo independiente para terminar con la corrupción que afecta a todas las instituciones. Adelante sin temor!!!

Añadir nuevo comentario