Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 27 de mayo de 2019
Campaña por apoyo transversal

El intenso lobby de la CChC para construir un metro de dudosa utilidad en Concepción

Joaquín Riffo Burdiles

La Cámara Chilena de la Construcción en Concepción ha convencido a todos los actores políticos de apoyar el proyecto, y levantó una campaña de comunicación estratégica para justificar una inversión cercana a los US$ 500 millones. El problema es que hay serias dudas respecto de la utilidad y la idoneidad de la inversión, para un trayecto que puede recorrerse a pie en poco más de una hora.

Tras la jornada del 26 de marzo Hablemos de Metro para Concepción: ¿Qué dicen nuestros parlamentarios?, organizada por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y la Universidad de Concepción, el panorama para los impulsores de la iniciativa de construir un metro en Concepción se mostraba auspicioso.

La propuesta generó un apoyo transversal en los siete congresistas presentes, de los partidos DC, UDI, RN, PS, Partido Ecologista Verde y el progresista, Alejandro Navarro. Entrevistados por la prensa local, diputados y senadores de estas colectividades mostraron su convicción respecto del proyecto, destacando el 6,7% de rentabilidad social que promete y apelando a la descentralización para exigir los recursos necesarios para su construcción.

Se trataba de otro gol en la campaña de lobby que ha llevado a cabo con fuerza en los últimos meses la CChC Concepción, la que por medio de una constante aparición en la prensa local y el apoyo de la consultora de comunicación estratégica, Giro Estratégico, junto a su campaña comunicacional Muévete por un Metro, han buscado suscitar el imaginario de un apoyo transversal de los sectores empresariales, políticos y ciudadanos de Concepción. Esto, con el fin de instalar la idea de la necesidad indiscutible de un tren subterráneo en la urbe penquista.

Pese a lo anterior, la medida ha generado diversas suspicacias, principalmente en el mundo ciudadano y académico, donde acusan falta de participación y discusión de los detalles del proyecto, ausencia de representatividad de las organizaciones sociales y juntas de vecinos, imposición de un modelo de transporte sin barajar otras alternativas que podrían ser más afines a las características de la ciudad y la motivación de aprobar el proyecto a toda costa para subir el valor del precio del suelo en la ciudad, algo que beneficiaría directamente al sector inmobiliario, quienes son los principales impulsoras de la idea.

En busca del clamor ciudadano

En enero de este año se constituyó formalmente la campaña Muévete por un Metro -iniciativa impulsada por Felipe Schlack, presidente de la CChC Concepción y director ejecutivo de la Inmobiliaria Aitué, responsables del megaproyecto “Parque Alemán” en calle Chacabuco- y que aglutina a 13 organizaciones que buscan promover la construcción de un metro en la zona.

Pese a que han conseguido importantes apoyos, las organizaciones civiles del Gran Concepción no están entusiastas frente a la medida, pues acusan falta de participación y desconocimiento de los antecedentes efectivos que justificarían un proyecto de esta envergadura.

Tras la presentación que llevaron a cabo los promotores de la idea del metro en Concepción en la reunión del Consejo Regional de ayer miércoles 8 de mayo, el consejero Javier Sandoval (Partido Igualdad) indicó que “organizaciones ciudadanas como la Unión Comunal de Junta de Vecinos desmiente estar avalando ese tipo de proyecto. En ninguna instancia pública o abierta se ha considerado el ABC de una discusión seria. No han sido capaces de mostrar los indicadores y los modelos de investigación o estudios que arrojen conclusiones que justifiquen la construcción de un metro en Concepción. Además, desautorizan modelos de transporte como el de Bogotá o Medellín, validando de manera inflada el Metro de Santiago y no existe un espacio para poder barajar otras iniciativas, descartando posibilidades como el tranvía o como partir con aprovechar lo que ya existe, como mejorar el Biotren”.

Junto a lo anterior, Mimi Cavalerie, de la Red Barrial Concepción, apuntó que “a grandes rasgos, el tema del metro es una imposición por una supuesta necesidad que tienen los ciudadanos, pero que no se justifica, en especial considerando que el trayecto de las estaciones que considera son caminables. A nosotros, como Red Barrial, no nos han llamado para pedirnos participación alguna, pese a que hemos sido desde el primer día muy exigentes con que nos entreguen la información que justificaría este proyecto”.

Hasta la fecha, el apoyo ciudadano a la propuesta lo concentra una encuesta socializada en diciembre pasado, cuya muestra fue de 591 usuarios de diversas líneas de buses interprovinciales en el Terminal Collao, donde el resultado indica que 3 de cada 4 habitantes del Gran Concepción (74%) aprueba la construcción del metro. El instrumento fue aplicado por la consultora Giro Estratégico, que entre sus clientes tiene a la CChC Concepción y cuya asesoría comunicacional está tras la campaña Muévete por un Metro.

Dudas sobre el proyecto

Otros cuestionamientos que ha generado el proyecto en la población civil y académica dicen relación con la envergadura de la obra versus los beneficios que traería, y los costos económicos y ambientales que podrían no verse justificados para una construcción de estas características. En esa línea, para algunos queda la sensación de que se está aprovechando un reclamo histórico de mejorar el transporte público penquista para justificar la construcción de un metro, lo que finalmente terminaría beneficiando, más que a nadie, a las empresas del sector inmobiliario.

El sociólogo y doctor en políticas territoriales, Juan Carlos Santa Cruz, dice que hay una relación entre la falta de regulación de la construcción en la zona y el aumento de la densidad poblacional en el centro de Concepción:

"¿Cómo se relaciona lo permisivo del Plan Regulador Comunal con la construcción de una obra como el metro? Lo que quieren los inversores inmobiliarios es construir más para que exista una razón de ser para el metro, ya que al colapsar más la ciudad, incluso cuadruplicando la densidad en algunas manzanas, en términos viales se legitimaría la construcción de esta vía de transporte".

En la misma lógica, Santa Cruz apunta que "lo que se pretende es reventar el centro de la ciudad en términos de densidad y de paso, aumentar el valor del suelo. Las estimaciones más conservadoras consideran un 40% de aumento del valor del suelo, pero en la zona de Collao, donde algunas inmobiliarias tienen terrenos, se podría duplicar o triplicar".

Por su parte, el Ingeniero civil y máster en planificación urbana y territorial (UPM-España) Richard Zapata indicó que por las condiciones del suelo del territorio urbano donde se emplazaría la construcción “probablemente el costo del kilómetro construido en Concepción se encarecería respecto a Santiago, ya que todo el tramo se da en un suelo de arrastre que ha sido acumulado por el río Biobío en el tiempo, lo que encarece la construcción de un metro, en comparación con el de Santiago”.

A juicio de Zapata “Concepción es una ciudad que es muy valorada desde el punto de vista del paisaje. Cuando tú tomas la decisión de enterrar a la gente en un metro, pareciera ser que la medida es algo que no le viene bien a la ciudad. Aparecen otras tecnologías que hoy se desarrollan mucho mejor, como un tranvía o  un monorriel, los que generan distintas formas de recorrer la ciudad. Si los haces pasar por superficie o en altura pones a la ciudad en evidencia”.

El experto además cree que “lo que más cuesta es defender la existencia de una demanda para un metro en una comuna de menos de un millón de habitantes”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Es necesario el metro. Cortémosla con eso de "se puede recorrer en media hora". Si vives en San Pedro, Chiguayante o Talcahuano y quieres ir al centro de Conce un metro es necesario. Porque en bus es 1 hora por lo menos.

Un tranvía con dos líneas, una desde Barrio Norte a Tribunales, y otra que conecte Tribunales con la estación del Biotrén en Prat, el Hospital Regional y Collao, tiene mucho más sentido urbano que un metro. Por lo demás, las carencias de transporte están en el sistema de buses, que no da abasto para San Pedro de la Paz y Coronel. Integrar buses de mayor capacidad y comodidades (mayor espacio, internet, acceso para discapacitados) que incentiven su uso, con tiempos de espera visibles en cada paradero, con paradas no antojadizas y, aunque suene increíble para Concepción, modernidades como wifi gratuito y puntos de carga, parece ser más razonable, además de agregar rutas que hagan posibles visitar zonas a las que es difícil acceder a pie sin cruzar la carretera, como los supermercados en Hualpén o la Clínica Universitaria. Finalmente, aumentar los kilómetros de ciclovía para facilitar el tránsito hacia San Pedro y la costanera hacia Chiguayante es muy necesario para promover un aumento en la cantidad de ciclistas. En fin, que las políticas de transporte apunten a que la gente no tenga que utilizar su auto para desplazarse por y hacia Concepción, ni que traigan las externalidades negativas e innecesarias de un metro.

Añadir nuevo comentario