Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 1 de marzo de 2021
Familia y poder

Especial Carlos Altamirano: el aristócrata que quiso ser revolucionario

Interferencia

En esta entrega, INTERFERENCIA perfila al histórico dirigente socialista fallecido el año pasado a los 96 años, desde sus inicios políticos, pasando por el ‘avanzar sin transar’ hasta la renovación del PS.

Como parte de un especial sobre influyentes personajes y familias relacionadas con el poder en Chile, nuestro medio vuelve a publicar este especial periodístico sobre Carlos Altamirano, histórico dirigente socialista. 

Altamirano, nacido el 18 de diciembre de 1922 en Santiago, hijo del latifundista Carlos Altamirano Rodríguez y de Sara Orrego Puelma, se crió en una familia muy acomodada y de gran prestigio en la derecha tradicional. Su abuelo materno, Juan Antonio Orrego González fue por largo tiempo presidente del Banco de Chile. Un  tío abuelo suyo -Luis Altamirano Talavera- llegó a ser presidente de la Junta de Gobierno que gobernó Chile entre el 11 de septiembre de 1924 y el 23 de enero de 1925, tras derrocar al presidente Arturo Alessandri.

El primer artículo de esta serie, “Carlos Altamirano: el aristócrata que quiso ser revolucionario”, describe los orígenes de Altamirano y cómo fue moldeando su pensamiento de izquierda, desde su formación en el Liceo Alemán de Santiago, donde uno de sus mejores amigos fue Clodomiro Almeyda, quien lo introdujo en las teorías del marxismo. Su pensamiento también estuvo influido por su tío Héctor Orrego Puelma, afín al sector más izquierdista del extinto Partido Liberal, amigo de Pablo Neruda y quien llegaría a obtener el Premio Nacional de Música. 

En la segunda entrega, titulada “Carlos Altamirano: los años previos a la Unidad Popular”, se describe el rol del dirigente en las disputas previas a la elección de 1970 que llevó a Salvador Allende a la Presidencia de la República, en un ambiente efervescente y competitivo, cuyo trasfondo era el triunfo de la revolución cubana en 1959.

En la tercera parte de esta saga, la pieza periodística titulada “Carlos Altamirano: del “avanzar sin transar” a la renovación socialista” aborda la figura de un exiliado Altamirano en instancias en las que el socialismo discutía su presente y su futuro, con la dictadura de fondo.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Mayoneso, sepulturero del experimento del Chicho

Me gusta interferencia

Añadir nuevo comentario