Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 28 de Noviembre de 2021
Columna de opinión

Derrumbe de fondos 'seguros' de la AFP: La burbuja de la renta fija

Carlos Tromben

jubilados.jpg

Foto: As.com
Foto: As.com

La idea de un mundo en que nunca más habría inflación alimentó una narrativa fantástica en los mercados financieros: que la política monetaria de los bancos centrales se mantendría expansiva para siempre. Por culpa de ella las AFP chilenas vendieron el fondo E como una alternativa de bajo riesgo para adultos mayores.

Imagine que a usted le ofrecen un terreno estupendo, de una hectárea en un sector muy bello, cercano a un río, pero que está emplazado encima de una falla geológica.

En un país como Chile, eso se resuelve aplicando la normativa antisísmica a la hora de construir. Pero imagine que usted está en otro país donde la normativa no se ha actualizado: usted se construye una casa tres pisos, encima de un acantilado y sin ningún dispositivo antisísmico porque, total, no ha temblado en un siglo.

Grandes inversionistas, compañías de seguro y fondos de pensión cometieron un error parecido al confiar en el mercado de renta fija como apuesta segura. En el caso de las AFP chilenas el resultado es socialmente dramático.

Grandes inversionistas, compañías de seguro y fondos de pensión cometieron un error parecido al confiar en el mercado de renta fija como apuesta segura. En el caso de las AFP chilenas el resultado es socialmente dramático, porque está erosionando las pensiones de los que ya jubilaron y desnudando su peor cara: que no es un sistema de seguridad social.

Para entender la magnitud del desastre hay que entrar a la máquina del tiempo y retroceder algunos años. Allí están sus orígenes como ceguera colectiva.

Lo bello de lo fome

Un bono es la promesa de un flujo de pagos que realiza un gobierno, un banco o una empresa grande. Un documento vinculante mediante el cual este gobierno, banco o empresa, se compromete a realizar un pago de intereses (semestrales, por lo general) y el capital al final del período estipulado. Cinco, diez, veinte años, da lo mismo. La tasa de interés la fija varios factores, entre ellos la solidez del deudor y el horizonte de inflación. 

Sin embargo, el comprador del bono puede tener necesidad de recuperar su inversión antes de que el deudor devuelva el capital. Bastaría venderle el bono a un tercero que se encargará de cobrarlo. Eso sí, hay que asumir que el comprador aplicará un descuento, un porcentaje que refleja el riesgo de que el deudor original no devuelva el capital.

Supongamos que nos estamos en un mudo sin Covid. La inflación es baja y comprar bonos del gobierno federal de los Estados Unidos o a la República de Chile es una inversión de bajo riesgo y de una rentabilidad aceptable. Compramos los bonos, cobramos el interés y al cabo de algunos períodos ya conviene venderlo, pues no ocasiona pérdida. El descuento es tan bajo que los cobros de interés lo compensan a partir de un cierto número de períodos. 

El descuento, por lo tanto, es la variable clave. Si la inflación es baja, el deudor es sólido y la oferta y la demanda de bonos se mantiene en equilibrio, el descuento se mantendrá bajo. Incluso caerá, y todos los inversionistas de renta fija del mundo estarán felices y despreocupados. Pero se estarán construyendo una linda casa de tres pisos encima de una falla sísmica. 

La trampa

Desde comienzos de este siglo la Reserva Federal, el banco central de los Estados Unidos de América, es el principal comprador de deuda pública de su propio gobierno. Al hacerlo inyecta cash en la economía, mantiene las tasas de interés baja y la máquina del crédito funcionando.

Todo comenzó el 2001. Ese año reventó la burbuja puntocom y Al Qaeda derribó las torres gemelas. El golpe fue de tal magnitud que la Reserva Federal (la Fed) decidió salir al rescate de los inversionistas con dinero gratis. Cuando todo volviera a la normalidad, esa generosa liquidez comenzaría a ser retirada. 

Pero en el camino se incubó otro Alien, otra burbuja especulativa, esta vez basada en hipotecas basura. La Reserva Federal restringió la liquidez e hizo subir las tasas en 2007. En consecuencia, los pobres y la clase media ya no pudieron pagar sus hipotecas y se produjo un efecto dominó que arrastró a bancos y aseguradoras. A diferencia de 2001, esta vez hubo dolor, desempleo, vidas arruinadas.

La respuesta fue la misma: “Volvamos a comprar bonos e inundar este país (y el mundo) de dólares gratis”. En 2013 se repitió el guión: “chicos, lo peor ya pasó. Ya es hora de dejar de distribuir dinero gratis”. 

El Covid devolvió la economía a los viejos tiempos, cuando una catástrofe natural podía alterar severamente el valor de los activos financieros y provocar una crisis real: la Crisis Covid

El solo anuncio, sobre todo en el mercado de renta fija. Cientos de inversionistas grandes, inversionistas serios, literalmente chillando como niños pequeños porque les iban a quitar la liquidez y subir la tasa de interés, arruinándoles el negocio. El episodio se conoció como Taper tántrum, el berrinche afilado.

La Fed tuvo que recular, y al hacerlo creó la tercera burbuja en menos de dos décadas: la burbuja de la renta fija. Una burbuja poco sexy en comparación con las anteriores, que no ofrecía grandes rentabilidades, sino algo más cansino: riesgo y volatilidad bajas para los adultos mayores.

Hasta que sucedió lo peor. 

El Covid devolvió la economía a los viejos tiempos, cuando una catástrofe natural podía alterar severamente el valor de los activos financieros y provocar una crisis real: la Crisis Covid

La crisis paralizó el comercio, el turismo, el ocio y numerosos servicios que representan una porción enorme de la demanda agregada. La cadena logística mundial se paralizó, y desde entonces avanza en cámara lenta generándose cuellos de botella en todos los mercados de consumo final. Los precios, después de veinte años, comenzaron a subir. 

Con esta inflación retroalimentada por las ayudas fiscales, la mantención de la política monetaria de libre demanda se tornó insostenible.

La bajada local

En Chile la nueva realidad de los precios pinchó la narrativa del fondo E y de la renta fija nacional como una inversión de bajo riesgo y poca volatilidad. Desde que el valor cuota de dicho fondo comenzó a caer (acumula una caída del 17%) muchos economistas lo explican por los retiros. Analizan la caída de la rentabilidad del fondo E como señal de un exceso de oferta de bonos. Las AFP se habrían visto obligadas a vender para poder devolver el dinero efectivo a los afiliados. 

La narrativa del Fondo E como una “alternativa de bajo riesgo” para jubilados y personas en vísperas de jubilar ha sido el equivalente a construirse una casa en encima de una falla geológica sin los resguardos del caso.

Los datos de la Superintendencia de Pensiones pintan un panorama más matizado. La posición neta en bonos de Tesorería (tanto en pesos como en UF) se debe medir en cantidad de cuotas de un mismo instrumento y de una misma serie de bonos. Las AFP, a partir del primer retiro, han vendido y recomprado muchos de esos bonos y lo curioso es que, a pesar de que han vuelto a comprar, sus descuentos han subido de manera sistemática.

Eso quiere decir que el valor de los bonos no está reaccionando tanto al juego de oferta y demanda como a las expectativas de inflación. Los datos están hasta mayo, por lo que la situación pudo haber cambiado desde entonces.

La narrativa del Fondo E como una “alternativa de bajo riesgo” para jubilados y personas en vísperas de jubilar ha sido el equivalente a construirse una casa en encima de una falla geológica sin los resguardos del caso. Es como como un guión de película de catástrofe, esas en que un geólogo advierte el peligro que corre la ciudad y nadie lo escucha. Algún día se tenía que revertir el mundo de la inflación baja y la liquidez infinita, fundamento de las tres burbujas señaladas. 

Todas esas crisis impactaron duramente en las cuentas individuales de las AFP, pero esta, la de la renta fija, amenaza con transformarse en la lápida de un sistema que ya siente la cuenta regresiva, con o sin cuarto retiro.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

SISTEMA DE PREVISIÓN General El sistema que existió en Chile hasta la decada del 80 era de reparto, en donde habían mas de 30 Cajas de Previsión. El gobierno militar reconociendo que algunas Cajas estaban desfondadas (los ingresos de cotización de sus afiliados no alcanzaban para el pago de los jubilados) y por tanto era el Estadoque debía poner los recusos faltantes (no se puede dejar a un jubilado sin su respectiva jubilación), es que se cambió a un Sistema de Previsión Individual, las AFP. Todo el sistema actual de previsión está basado en personas que TRABAJAN FORMALMENTE imponiendo al sistema de previsión. Y los gobiernos y políticos centran toda su discusión en el sistema establecido, no considerando otros factores. Pero existen personas que trabajan, consumen, pagan impuestos y durante su vida laboral no imponen al sistema previsional, tales como vendedores callejeros, feriantes, pescadores y miles de otras profesiones. Por lo tanto, aquellas personas que trabajan imponiendo en el sistema establecido de AFP recibirán una jubilación de acuerdo a sus fondos que hayan acumulado. Y como muchos reciben míseras pensiones, el Estado busca ajustes para evitar en parte dicha pensión. Y curioso, se vuelve a caer a una similar situación de las Cajas de Previsión, donde el Estado debe financiar pensiones. RECAUDACION Desde antes de nacer el hombre, el Estado empieza a recibir recursos producto que se deben comprar bienes y servicios para el futuro ser. (Pañales, controles , exámenes y productos médicos, ropa, etc). Y después durante toda la vida ese hombre le genera ingresos al Estado por bienes que debe consumir e incluso hasta después de morir, porqué hasta el cajón paga impuestos. IDEA PREVISIONAL Mantener, con mejorias, el actual Sistema Previsional de AFP. Crear un Fondo Solidario Previsional  (FSP) en base a aumento del porcentaje del IVA. PREVISIÓN Existiran 2 fondos de jubilaciones: 1) Las personas que trabajan en forma formal y que realizaron cotizaciones y tienen sus fondos en la AFP recibirán lo correspondiente al momento de jubilar. 2) Todas las personas al momento de jubilar, sean formales (AFP) o informales (que no tengan fondos de AFP) recibirán una pensión de acuerdo a un porcentaje del FSP. Dicha pensión se recalculará anualmente de acuerdo a la recaudación que se haya realizado por el impuesto del porcentaje del IVA. Y he aquí lo interesante: 1) Todas las personas en edad de jubilar recibirán su pensión, en un porcentaje igual para todos, independiente de su sexo. El pensionado recibirá una pensión de acuerdo al impuesto recaudado, ya que se le recalculará anualmente. 2) Nunca el fondo de recaudación de impuestos se desfondará. 3) En consecuencia, aquellas personas que hayan cotizado en el Sistema de AFP recibirán su pensión, además de lo correspondiente al Fondo Solidario Previsional Bajo este sistema, JAMAS el sistema previsional se desfondará o hará crisis, ya que anualmente se va ajustando de acuerdo al crecimiento del país.

Añadir nuevo comentario