Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de septiembre de 2020
¿Acción de terceros?

Nuevo peritaje de SML determina que cuerpo de Kayser presenta fracturas desconocidas, ocurridas cercanas a la muerte y no atribuibles al fuego

Nicolás Massai D.
Diego Ortiz

Segundo piso de la bodega de Kayser, dónde fueron encontrados cinco cuerpos

Segundo piso de la bodega de Kayser, dónde fueron encontrados cinco cuerpos
Segundo piso de la bodega de Kayser, dónde fueron encontrados cinco cuerpos

INTERFERENCIA accedió a un nuevo informe forense realizado al cadáver de Luis Antonio Salas Martínez por la unidad de Derechos Humanos del Servicio Médico Legal. Se trata de uno de los cinco fallecidos hallados al interior de la fábrica Kayser luego de un incendio el 20 de octubre del año pasado. El documento evidencia una fractura en la clavícula y en los metatarsos del pie izquierdo. Se trata del mismo cuerpo que tenia una bala alojada en el pie.

Continúa la investigación sobre lo ocurrido en la fábrica de ropa interior Kayser, ubicada en la comuna de Renca, que durante la tarde del 20 de octubre del 2019 se incendió, quedando afectada gran parte de su estructura. Ya con el fuego controlado, en el interior de las dependencias –específicamente en el segundo piso–, se hallaron cinco personas calcinadas, que fueron identificadas con el paso de los días.

Corrían los días más álgidos del estallido social, y desde un inicio de la investigación que el fiscal José Morales Opazo, quien lleva adelante la indagación, indicó a la prensa que los muertos de Kayser habían fallecido a raíz de la inhalación de los gases que emanaban desde el incendio. Y si bien cada una de las autopsias realizadas por el Servicio Médico Legal (SML) informaron este tipo de causa de muerte, en ningún momento se habló sobre las eventuales circunstancias que pudieron haber rodeado este caso.

Precisamente un nuevo peritaje elaborado por la Unidad de Derechos Humanos del SML al cadáver de Luis Antonio Salas Martínez vuelve a abrir cuestionamientos, al describir dos lesiones que, acorde a su interpretación, no son producto de la acción del fuego y tienen la característica de ser “perimortem”, es decir, producidas en un momento cercano al fallecimiento en términos temporales; antes, durante o después del deceso.

El trabajo del SML

A fines de octubre, tras acceder a los peritajes realizados a los cadáveres hallados en la fábrica, INTERFERENCIA consultó con distintos expertos respecto de la calidad de las autopsias que se habían realizado, recogiendo diversas críticas que en su minuto fueron publicadas y que, muchas de ellas, implicaron que el fiscal Morales Opazo volviera a consultar al SML para intentar aclarar dudas. A su vez, un equipo de antropólogos forenses también incluyó parte de estas observaciones en un escrito presentado ante el Ministerio Público, en el que se solicitaron nuevas indagaciones.

La nueva información que conoció este medio también proviene del SML, pero de la Unidad de Derechos Humanos, quienes le solicitaron a la médico Vivian Bustos –que realizó la autopsia a Luis Antonio Salas Salas– evaluar las distintas lesiones del fallecido “in situ”, lo que se llevó a cabo el 13 de noviembre pasado en el Departamento de Tanatología. Luego de una evaluación preliminar del cuerpo, el equipo de DD.HH determinó que era necesario examinar “la clavícula izquierda, tres costillas inferiores izquierdas (9º, 10º y 11º) y el pie izquierdo”. En esta última extremidad se había detectado una bala, por lo que también ameritaba establecer su temporalidad y si es que había influido en fracturar restos óseos.

Luego de analizar la clavícula izquierda, el equipo determinó que no se generó producto de la acción del fuego o calor y que ésta se habría producido perimortem, es decir, “previo a la quema del cadáver”. Este tipo de fractura, se produce, de acuerdo al peritaje, “frecuentemente por caídas con golpe directo sobre el hombro o caídas con la mano en extensión”. Sin embargo, la Unidad de DD.HH. no pudo establecer el mecanismo que generó la lesión ya que, tal como indicaron, desconocían las características del sitio de hallazgo y posición del cadáver.

Para las lesiones en las tres costillas, se determinó que fueron provocadas por acción del fuego o calor, por lo que la lesión se habría producido postmortem, durante la quema del cadáver. 

En cuanto al pie izquierdo, se identificaron cuatro fracturas en el primer, segundo, tercer y cuarto metatarso. En cuanto a la temporalidad, éstas habrían ocurrido alrededor del momento del deceso de Salas –perimortem–, siendo compatibles con fracturas ocasionadas por un traumatismo directo y no a causa del fuego o calor.

Al igual que con la clavícula, no se pudo establecer el mecanismo que generó las lesiones en el metatarso ya que “es fundamental contar con los antecedentes del sitio de hallazgo y la posición del cadáver”.

En esos mismos metatarsos donde se presentaron estos eventos se encontró alojada una bala calibre .21, proyectil que de acuerdo al peritaje no habría sido el causante de las fracturas. Además, la Unidad de DD. HH. no pudo establecer la temporalidad del proyectil ubicado en el pie, dado que “a nivel óseo no existe ninguna característica que de cuenta de ello”. 

INTERFERENCIA contactó al Servicio Médico Legal, durante la realización de este artículo, para realizar algunas consultas. Así, desde el equipo de comunicaciones del organismo público señalaron que este tipo de lesiones pueden haber sido “bordeando la muerte, pero la fractura puede haberse provocado o por un golpe de algo duro, o porque se cayó y se golpeó en algo duro, o porque después de muerto le cayó algo encima”.

Respecto de la razón por la que la Unidad de Derechos Humanos no contaba con antecedentes del sitio del suceso para determinar el origen de estas lesiones, señalaron que “es una cuestión muy difícil de determinar las circunstancias. Como nosotros no vamos a investigar el sitio del suceso, son quienes investigan los que hacen las evaluaciones respecto de lo que nosotros enviamos”.

Este informe ya está en manos del fiscal José Morales Opazo. Consultado por INTERFERENCIA, prefirió no referirse al caso.

La explicación del SML a los orificios de Yoshua Osorio

Uno de los primeros artículos que publicó INTERFERENCIA durante este caso se relacionó a la autopsia del joven Yoshua Osorio Arias (17). En su cuerpo se encontraron tres orificios ubicados en la parrilla costal posterior derecha, entre las costillas número 10 y 11, que exponían una “fractura doble a nivel de 10ª costilla, la que muestra astillamiento y bordes irregulares por cara muscular externa siendo más regulares y con pérdida de segmentos”.

A Luis Ravanal, forense y gobernador de la Asociación Mundial de Medicina Forense, la autopsia le generó “más dudas que certezas”. En su opinión, el documento “describe, pero no analiza los orificios en la espalda, no envía muestras para estudio de residuos de pólvora o de disparo. ¿Cuál es el origen de los orificios en el tórax, que ni siquiera se miden?”.

Esta apreciación provocó que el fiscal Morales Opazo consultara al Servicio Médico Legal al respecto. Y la respuesta al persecutor se le envió el 26 de diciembre de 2019, firmada por el doctor Germán Tapia Coppa, jefe del Departamento de Tanatología. Allí indicó que las radiografías tomadas al cuerpo “no muestran ningún elemento radio opaco que sea compatible con proyectiles”.

“Los órganos torácicos internos se encontraban en buenas condiciones, y no presentaban lesiones orificiales, ni otras alteraciones que sean explicadas por el paso de proyectiles balísticos; así como tampoco por otro tipo de traumas”. Es decir, tanto los orificios como la fractura fueron atribuidos por el SML a los “efectos del calor en el lugar del incendio, siendo posteriores a la muerte de este individuo”.

A pesar de esta respuesta, cabe señalar que el equipo de antropólogos forenses que entró a la discusión de las autopsias realizadas por el SML, indicó que “la descripción hecha a estos orificios como solución de continuidad, con fracturas conminutas en calota, y astillamiento y pérdidas de segmentos en costilla, son similares a las descripciones de un evento lesivo de energía contundente y a paso de proyectil de arma de fuego respectivamente”, por lo que “se hace imperioso contar con nuevos análisis lesionológicos que aclaren tan graves discrepancias en el mismo informe de autopsia”.

Vea la cobertura de este caso realizada por INTERFERENCIA:

- Fiscalía entrega cuerpos calcinados de Kayser a familiares pese a dudas sobre autopsias

- Cuerpo calcinado de Kayser tenía 3 orificios en el tórax, pero autopsia no lo indagó

- Una de las víctimas del incendio de Kayser sufrió lesión pocas horas antes de aparecer calcinado

- No era NN: cuerpo de Kayser con fragmentos metálicos corresponde a víctima ya identificada

- Autopsia de uno de los fallecidos en Kayser dice que fue baleado en su pie poco antes de morir

- Caso Kayser: versión de guardia pone en duda dichos de fiscal Armendáriz sobre inexistencia de grabaciones durante el incendio

- Caso Kayser: nuevo informe pericial pone en duda circunstancias de muerte de cinco cuerpos calcinados

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Me gustaron sus noticias

Hola, son los mejores

Añadir nuevo comentario