Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 11 de mayo de 2021
Poder y libertad de expresión

Gastón Gómez, el abogado favorito de Piñera para ‘operaciones especiales’ en los medios de comunicación

Víctor Herrero A.

pineragastongomez.jpg

Sebastián Piñera y Gastón Gómez Bernales.
Sebastián Piñera y Gastón Gómez Bernales.

El constitucionalista, que también ejerce la docencia en la Universidad Diego Portales, no sólo alega a favor del gobierno en el Tribunal Constitucional. También realiza, a pedido del Presidente, gestiones para ‘enderezar’ coberturas de prensa.

El abogado Gastón Gómez Bernales se ha vuelto el constitucionalista favorito de La Moneda y Chile Vamos.

Hoy es el encargado de alegar a favor del gobierno en el requerimiento de inconstitucionalidad que se ingresó al Tribunal Constitucional para impedir el tercer retiro de las AFP que fue aprobado por amplia mayoría en ambas cámaras del Congreso. Ya en noviembre fue, junto a su socio José Francisco García, llevó la causa en contra del segundo retiro del 10%. Ganó esa partida tras un empate de cinco votos contra cinco, que fue dirimido con el doble voto de María Luisa Brahm, la presidenta de ese tribunal.

En 2019, poco antes del estallido social, el palacio presidencial lo fichó para tratar de derribar en ese mismo tribunal el proyecto de la jornada laboral de 40 horas. Y en 2016, la entonces oposición lo contrató para representar ante el TC los reparos de los partidos de Chile Vamos a la reforma laboral.

“Es muy fáctico”, asegura un ex funcionario del tribunal constitucional. “Fue el hombre de la Cámara Chilena de Comercio para que el TC tijereteara la ley del Sernac en 2017”.

Pero el abogado Gastón Gómez, quien fue militante de Renovación Nacional hasta 2014 y pertenece al ala más liberal de ese partido, también ha desempeñado un papel menos glamoroso pero igual de importante: encargarse de las ‘operaciones especiales’ que el presidente Piñera le pide reservadamente y en persona. Y el foco de éstas son, muchas veces, la prensa y los medios de comunicación.

El jurista ejerce en parte esa influencia y presiones soterradas desde el Consejo Nacional de Televisión. Es miembro del ente estatal que regula los canales desde 2011, cuando Piñera lo nombró. Según fuentes al interior del CNTV, su voto y opinión en la sesión del consejo realizada el 5 de abril fue clave para que ese organismo formulara cargos en contra de La Red por la entrevista al ex frentista Mauricio Hernández Norambuena. Esta se emitió el 15 de marzo en el programa ‘Mentiras Verdaderas’ que conduce Eduardo Fuentes. El consejo decidió formular cargos por 6 votos contra 5.

“Él fue el principal gestor de este fallo”, aseguran quienes están al tanto de las discusiones al interior del CNTV. En el acta de la sesión, que está disponible en la página web del consejo, sólo se menciona que votó a favor de formular cargos.

Cabe recordar que, a través de su asesora Magdalena Díaz, el presidente Piñera se quejó ante el dueño de La Red por ese programa y por la línea editorial de ese canal. Según reveló en su momento este medio, Díaz le habría manifestado a Ángel González, el dueño de ese y otros 40 canales en toda América Latina, que la línea editorial de la estación había girado hacia la izquierda, lo que, a su juicio, podría poner en peligro la democracia en Chile.

Gastón Gómez también desempeña una influencia crucial, como todos los consejeros, a la hora de decidir el financiamiento de programas para la TV. Así, ocurrió en 2014 cuando fue uno de los consejeros clave para no entregarle financiamiento del CNTV a una serie sobre la vida de Lucía Hiriart, la viuda de Augusto Pinochet, producida por Claudia Godoy. La producción que se basaba en la biografía superventas de la periodista Alejandra Matus, y que contaba con un piloto donde la actriz Gloria Münchmayer protagoniza a Lucía, obtuvo la máxima nota en todas las fases técnicas, según comenta alguien al tanto. Pero cuando llegó al consejo, este optó por declinar el financiamiento. El argumento fue que “la señora todavía está viva”, recuerda un persona que conoció de cerca este episodio.

Sus operaciones rara vez son con editores o directivos editoriales de los medios, sino que directamente con los dueños o los abogados de estos. Con Canal 13, por ejemplo, lo une una larga amistad con Andrónico Luksic. Gómez fue uno de los abogados que defendió al empresario en el bullido “caso Lucchetti”, que incluso involucró aspectos de soborno al entonces jefe de inteligencia del gobierno de Fujimori, Vladimiro Montesinos (ver LINKS). Esto, sin embargo, no ha evitado que el CNTV haya sancionado en reiteradas ocasiones las rutinas humorísticas del personaje Yerko Puchento, aunque, como consta en las actas, Gómez muchas veces votó en contra de formularle cargos a ese canal.

La guerra de Gastón

Quienes lo conocen describen su rol haciendo un símil con el personaje principal de la novela ‘La guerra de Galio’, del mexicano Héctor Aguilar Camín. En esta, Galio Bermúdez es un operador del PRI y del gobierno que busca socavar la cobertura de un diario crítico con el régimen. El libro se basa en la historia real de la intervención del diario Excélsior en 1976, durante la presidencia de Luis Echeverría Álvarez.

Por ejemplo, a veces para tratar de convencer a un medio de prensa de bajar o aminorar una cobertura que a Sebastián Piñera le parece inconveniente, ofrece como anzuelo un trato: dejen de cubrir a tal persona, pero le entregamos a esta otra.

Con Piñera lo unen lazos antiguos que datan hacia fines de los años 80 e inicios de los 90. Durante la década del 90 asesoró al entonces senador Piñera en varias materias legislativas. Fue en ese contexto, por cierto, en que comenzó a trabajar también con María Luisa Brahm, entonces directiva del Instituto Libertad de RN.

Gastón Gómez también fue uno de los hombres clave de Piñera para llevar a cabo el cierre del diario estatal La Nación. En agosto de 2012, durante su primer mandato, Piñera lo nombró como representante del Fisco de Chile en el directorio de esa empresa periodística estatizada por Carlos Ibáñez del Campo en 1927.

A un mes de asumir sus funciones, fue uno de los miembros del directorio que en un polémico y estrecho voto decidió liquidar y cerrar el diario en septiembre de 2012. En noviembre de ese año se concretó el inicio de la liquidación de la empresa periodística y se nombró a Gastón Gómez como uno de los tres miembros de la comisión liquidadora.

En enero de 2014 el abogado se vio envuelto en denuncias por conflictos de interés cuando se conoció que el inmenso e histórico archivo del diario fundado por Eliodoro Yáñez había sido vendido a la Universidad Diego Portales, en vez de resguardarse en algún archivo de acceso público. Y es que Gómez se desempeña hace ya casi 20 años en la Facultad de Derecho de esa universidad privada encabezada por el también abogado Carlos Peña.

“Repugna a las más mínimas normas sobre transparencia que uno de los miembros de aquella 'comisión liquidadora' que, por una parte, rechazó las ofertas del Museo Histórico Nacional para adquirir el Archivo y, por la otra, participó en la negociación de su venta a la Universidad Diego Portales, es el abogado Gastón Gómez Bernales”, aseguraron esa vez Luis Eduardo Thayer y Raimundo Valenzuela de la Fuente, los accionistas privados que aún quedaban de La Nación. “Por mucho que sea su prestigio profesional, lleva más de 15 años vinculado a esa universidad, sea como director del Departamento de Derecho Público, sea como director y profesor de diversos diplomados y de programas de post grado”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Otro amiguito de piraña!!

Añadir nuevo comentario