Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 31 de octubre de 2020
Libre de responsabilidad política

Las 9 veces en que Mañalich puso en riesgo la salud pública y que la Cámara consideró insuficientes para acusarlo

Camilo Solís

captura-jaime-manalich.png

Foto: Radio Universidad de Chile
Foto: Radio Universidad de Chile

La Cámara de Diputados -con votos de la DC y abstenciones en la oposición- decidió que la acusación constitucional contra Jaime Mañalich no prosperara. Esto a pesar de un gran número de polémicos episodios que protagonizó el ex ministro de Salud en su gestión sanitaria de la pandemia.

La acusación constitucional contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, sólo consiguió 71 votos de los 78 que necesitaba para ser aprobada ayer en la Cámara de Diputados y así poder ser votada en el pleno del Senado. Los votos en rechazo de la acusación de parlamentarios de la Democracia Cristiana (DC) fueron fundamentales para que Mañalich saliera indemne del libelo, además de la abstención de otros diputados supuestamente cercanos a la oposición, como Pepe Auth (ex PPD), Loreto Carvajal (PPD) y Jaime Tohá (PS).

La frustrada acusación fue presentada el 22 de septiembre, por 10 diputados y diputadas, los que estimaron que Mañalich había incurrido en la causal contenida en el numeral 2 del artículo 52 de la Constitución, es decir: “infringir la Constitución o las leyes, o haber dejado éstas sin ejecución”. 

La diputada Marcela Hernando (PRSD) fue la encargada de representar en la sesión de ayer a los diputados firmantes de la acusación. En su exposición señaló que Mañalich puso en riesgo la vida y salud de la población en su gestión sanitaria de la pandemia, a través de actos u omisiones que afectan a uno o más derechos fundamentales consagrados en la Constitución, como lo son el derecho a la vida y a la salud. Acusó además, deficiencias en la estrategia para hacer frente al Covid-19, falta de transparencia en la publicación de datos de fallecidos y contagiados y dudosos cambios en los criterios metodológicos empleados para medir el Covid-19. 

A continuación revisamos algunos de los hitos más controvertidos de la gestión de Mañalich como ministro, en los cuales es posible pensar que puso en riesgo la salud pública, los cuales parecen -pese a ello- no haber convencido a los congresistas de la responsabilidad política de Mañalich en una cuestionable gestión de la pandemia. 

1. La obstinación de Mañalich en no adoptar fuertes medidas restrictivas al inicio de la pandemia

El 20 de marzo, un grupo de 56 alcaldes de partidos de oposición y oficialismo hicieron llegar una carta a Jaime Mañalich, en la que exigían al entonces ministro que decretara una cuarentena obligatoria nacional. El mismo día, Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico exigía la misma medida para el territorio nacional. Por entonces Chile ya llevaba más de dos semanas desde el primer caso en territorio nacional, y contaba con 434 contagiados a nivel nacional. 

El mismo día, Mañalich dijo que en el evento de una cuarentena general “el daño que se produce es mucho mayor al beneficio que se busca”, señalando además que “lo que se está diciendo es absurdo, una medida desproporcionada”. 

Además, el 29 de marzo, en un punto de prensa, Mañalich continuó con la arremetida contra los alcaldes, señalando que ”no han entendido que la postergación de las elecciones municipales significa también la postergación de la campaña”. Todo esto en un clima empresarial que empujaba por evitar mayores restricciones. 

Sin embargo, el clima de opinión se volteó contra el ministro, cuado desde el propio oficialismo, Rodolfo Carter, alcalde de la comuna de La Florida exigió por esos días el cierre del comercio, al cual Mañalich se negaba. También Evelyn Matthei debió tomar medidas contrarias al ex ministro de salud, cuando el 18 de marzo decidió cerrar por cuenta propia el mall Costanera Center, ubicado en la comuna de Providencia. 

Algo similar sucedió con el cierre de las escuelas, una medida también inicialmente resistida por Mañalich, que también terminó imponiendo. 

2. La remoción de la seremi Rosa Oyarce y el arribo de Paula Labra 

El 8 de abril fue removida de su cargo en polémicas condiciones Rosa Oyarce, quien se desempeñaba hasta entonces como secretaria regional (seremi) de Salud de la Región Metropolitana. Se le pidió la renuncia desde el Ministerio de Salud debido a que había cerrado el 16 de marzo una oficina de la Compin (Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez) en la que se produjo un foco de contagio de 32 funcionarios con Covid-19 positivo. La oficina no duró siquiera un día cerrada, pues desde el Minsal ordenaron abrirla. A Oyarce se le pidó la renuncia el 26 de marzo, la cual se hizo pública el 8 de abril.

Pero no solo la salida de Oyarce fue noticia, sino que también el nombramiento de su sucesora. Se trata de Paula Labra, ingeniera comercial de 32 años que venía de ser la directora nacional del Compin, y cuyo mérito principal en materia de salud pública consiste en haber cursado exitosamente en 2019 el diplomado en Administración y Gestión en Salud, de la Universidad de los Andes. 

Se trata de una funcionaria que ya había trabajado en el primer gobierno de Sebastián Piñera -con Mañalich como ministro de Salud- como jefa del Departamento de Desarrollo Institucional de la Seremi Metropolitana. cuando llevaba solo meses titulada, lo cual fue objetado por Contraloría en la época, ya que para el cargo se requería un año mínimo de experiencia laboral. 

Mañalich arribó como académico a la Universidad de Los Andes en 2016, y esa casa de estudios sería un semillero del que Mañalich ha sacado a varios colaboradores, como Arturo Zúñiga (subsecretario de Redes Asistenciales) e Itziar Linazasoro (jefa de gabinete), tal como indagó el artículo de INTERFERENCIA: Los soldados de Mañalich y sus vínculos con la U de los Andes

3. Mañalich y los ventiladores fantasma

El 29 de marzo, en una entrevista con Chilevisión, Sebastián Piñera señaló que Chile había comprado ventiladores mecánicos en enero, lo cual, como informó INTERFERENCIA, no era cierto (ver artículo Piñera aseguró que Chile se adelantó al mundo y compró ventiladores mecánicos en enero, pero el Minsal registra la adquisición de solo uno durante ese mes). Posteriormente, el subsecretario Zúñiga admitió que los ventiladores habían sido comprados en marzo, y que la totalidad de ventiladores comprados estarían disponibles a finales de mayo

En el mundo, numerosos países se encontraban en disputa precisamente por este equipo médico, el cual aparecía como fundamental para tratar el Covid-19 en los casos más graves, y el cual comenzaba a ser un bien escaso. Esta trama involucró que estos bienes fueran confiscados en puertos y aeropuertos de todo el mundo, con el fin de hacerse con un mayor número de ventiladores. 

En ese complejo escenario, y refiriéndose a las compras públicas de ventiladores, el 9 de abril Jaime Mañalich decidió dar por perdidos los 1.400 ventiladores adquiridos mediante compra pública: “prescindo completamente de ellos [los proveedores] porque no son capaces de dar cumplimiento a nuestro requerimiento”. (ver artículo: Mañalich da por perdidos 1.400 ventiladores comprados a destiempo, con lo que la red asistencial colapsaría totalmente al llegar a los 30.000 infectados).

A este bochorno, se sumó el episodio de la supuesta donación de 500 ventiladores por parte del gobierno chino, lo cual fue asegurado por Jaime Mañalich en una rueda de prensa el 19 de marzo. Esta afirmación fue posteriormente desmentida por el entonces embajador chino en Chile, Xu Bu, quien dijo a La Tercera “no tengo información sobre la donación de 500 ventiladores”. 

Luego Mañalich tuvo que aclarar que estos ventiladores en realidad no eran una donación del gobierno chino, sino que en realidad de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) agrupación gremial de empresarios chilenos liderada por Juan Sutil, y que los ventiladores eran 400 y no 500 (y de no tan buena calidad). Para conocer más detalles ver los artículos Mañalich afirma que pauteó a embajador chino luego de que éste desmintiera la donación de 500 ventiladores desde China Las graves fallas de los ventiladores chinos que la CPC trajo a Chile.

4. Un carnet o pasaporte sanitario destinado al fracaso 

El 9 de abril, cuando los contagiados totales por coronavirus en Chile llegaban a 5.972 personas, Jaime Mañalich anunció que implementaría un carnet sanitario que libraría de restricciones a todas las personas que hubieran enfermado por Covid-19 y que luego se hayan recuperado. 

Eso, basado en los cálculos de Mañalich de que estas personas ya habrían generado anticuerpos suficientes para contrarrestar el Covid-19, de tal forma que serían inmunes y así no enfermarían de nuevo y tampoco propagarían la enfermedad. 

Sin embargo, tal como informa un artículo publicado por nuestro medio, tanto en esa época como actualmente, no existe la evidencia científica suficiente para aseverar que una persona que ya contrajo el Covid-19, no podrá enfermarse nuevamente por el mismo virus tempranamente. (Ver artículo: ¿Es posible implementar el carnet sanitario anunciado por Mañalich? Evidencia internacional y nacional lo ponen en duda). Razón por la cual la tuvo que desestimar, no sin que antes la comunidad médica internacional se mostrase abiertamente preocupada por la innovación chilena, la cual también se consideró discriminadora.

Una medida como esta reforzaba la idea de que Mañalich estaba más preocupado de la reactivación económica del país que de contener la propagación del virus. 

5. El fracaso y la opacidad de las cuarentenas dinámicas 

Otro de los episodios polémicos de la gestión de Mañalich fue la aplicación de cuarentenas dinámicas o flexibles, cuyos criterios metodológicos no fueron transparentados oportunamente, dejando un manto de dudas respecto de por qué entraba o salía una comuna de la cuarentena obligatoria.

Nuestro medio informó sobre evidencia internacional que señaló que esta estrategia no era eficaz para compatir la epidemia de Covid-19 en el artículo Prestigioso periódico médico ‘Stat’ sugiere que reapertura de algunos estados de EE.UU. aumenta el riesgo de que el coronavirus surja en otros.

El ex ministro Mañalich mantuvo esta estrategia basándose principalmente en una ilusión de éxito durante abril, cuando los casos nuevos confirmados de coronavirus se mantenían en una meseta que oscilaba entre los 300 y 500 casos nuevos diarios de personas con Covid-19 confirmado.

Finalmente esta estrategia fue un fracaso, pues luego de que el 28 de abril hubiera 552 casos nuevos, el 2 de mayo, cuatro días después, Chile contaba con la cifra de 1.492 casos nuevos. Luego el 13 de mayo, Chile superó la barrera de los 2 mil casos nuevos, llegando a 2.660 nuevos contagiados, para llegar al peak de 6.938 casos nuevos a mediados de junio. Tras esa alza en los contagios, Mañalich tuvo que decretar cuarentena total para la Región Metropolitana el 15 de mayo, además de reconocer que su estrategia epidemiológica se había "derrumbado como un castillo de naipes".

Asimismo, Mañalich reconoció el 28 de mayo que no sabía con qué población trató sus políticas públicas: "hay un nivel de pobreza y hacinamiento del cual yo no tenía conciencia de la magnitud que tenía", dijo. 

6. El escándalo de las residencias sanitarias: sobreprecio y conflicto de intereses

Otro episodio polémico de la gestión de Jaime Mañalich fue el relacionado a las residencias sanitarias.

El ex ministro señaló el 19 de marzo que arrendarían hoteles para que personas con Covid-19 positivo hicieran la cuarentena efectiva en ellos, para lo cual señaló que podían negociar precios del orden de los 10 dólares (cerca de 8 mil pesos), debido a la poca cantidad de pasajeros que estos tenían a causa de la pandemia. 

Sin embargo, las tarifas que manejó el gobierno para contratar a estos hoteles llegaban incluso a ser cuatro veces más caras que el precio que Mañalich señaló, tal como informó INTERFERENCIA en el artículo Hoteles arrendados por el gobierno para la contingencia tienen tarifas que cuadriplican las que comunicó Mañalich.

Además de esto, nuestro medio destapó algunos conflictos de intereses en la contratación de algunas residencias sanitarias. Es el caso de Hotel Clínico Spa, sociedad creada en marzo de 2020, en plena pandemia, y ligada a un alto funcionario del Minsal, la cual fue contratada por 205 millones de pesos. (Ver artículo: Arturo Zúñiga contrató por 20 millones residencia sanitaria que estaría vinculada a alto funcionario del Minsal).

También es el caso de la contratación del Hotel Puerto Mayor por $187 millones, en la localidad de San Antonio, la cual es de propiedad de la familia del actual subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia Infante. (Ver artículo: Redes Asistenciales contrató por $187 millones residencia sanitaria de familia del subsecretario de Obras Públicas).

7. Los fiascos de Espacio Riesco y del hospital modular de Cerrillos

Otro escándalo correspondiente a la gestión de Mañalich fue la contratación del Espacio Riesco como centro hospitalario que vino -supuestamente- a reforzar la red asistencial de la Región Metropolitana. Sin embargo, quedaron muchas dudas sobre esta contratación, la cual fue vista más bien como un salvavidas a dicho centro de espectáculos ante la imposibilidad de funcionar con normalidad. 

Inicialmente, personeros del Espacio Riesco y del gobierno señalaron que el trato entre ambos no se trataba de un arriendo, sino que Espacio Riesco pondría a disposición del Minsal su infraestructura a título gratuito. 

Sin embargo, posteriormente se conoció que el gobierno desembolsó $87 millones por concepto de arrendamiento de Espacio Riesco durante el primer mes de contrato, tal como señala Radio Universidad de Chile

Además de esto, Contraloría detectó que en la contratación de esta infraestructura se pagaron dos veces las mismas prestaciones, lo cual implica que Minsal debe responder por $1.600 millones de pesos que se encuentran actualmente injustificados, como señaló CNN en septiembre.

Además, Mañalich señaló el 15 de marzo, que en apoyo de la red hospitalaria se instalaría a fines de abril un hospital modular de grandes proporciones en un paño ubicado en la comuna de Cerrillos. El hospital nunca se construyó, y en cambio, se instalaron cinco hospitales modulares más pequeños en distintos hospitales del país. 

INTERFERENCIA también informó sobre la importación de estos hospitales, los que costaron más de 11 mil millones de pesos en una compra que involucró a una empresa que hasta entonces estaba siendo investigada en Perú por corrupción, y cuyo representante legal en Chile es un abogado que es parte del Tribunal Supremo de la UDI. (Ver artículo: Miembro del Tribunal Superior de la UDI representó a empresa en cuestionada compra de hospitales modulares).

8. Los mapas de contagios que Mañalich no compartía con alcaldes

La gestión de Mañalich fue ampliamente criticada por la falta de transparencia y publicidad en los datos epidemiológicos, lo cual fue fustigado en numerosas ocasiones por personalidades del mundo científico y médico, lo que llevó a señalar que Mañalich manejaba los datos de forma celosa y oscura. 

En ese contexto, INTERFERENCIA publicó que el Minsal estaba en posesión de detallados mapas que indicaban con precisión las ubicaciones y datos de todos los contagiados. A pesar de esto, el Minsal mantenía estos mapas en receloso secreto, sin que así pudieran ser un insumo para que autoridades comunales pudieran organizar mejor una estrategia para enfrentar la pandemia a nivel local. (Ver artículo: Estos son los mapas de contagio de Covid-19 que Mañalich mantiene en secreto).

Uno de los más molestos con conocer esta información fue el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, el cual observó que el sector correspondiente a su comuna e Independencia eran un foco importante de casos de coronavirus, a pesar de lo cual, no había sido decretada la cuarentena para esa comuna. También Joaquín Lavín señaló que contar con estos mapas hubiera sido un insumo importante para su gestión. 

9. Las sospechas de manipulación de datos de mortalidad

A propósito de las muertes provocadas por el Covid-19 durante la pandemia, y sobre la responsabilidad que le cabe a la gestión sanitaria de esta, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, presentó una querella criminal contra Sebastián Piñera, Jaime Mañalich, Paula Daza y Arturo Zúñiga. 

En este contexto, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago ordenó la incautación de los correos electrónicos del Minsal a petición de la Fiscalía Centro Norte, sin embargo el Minsal no los entregó y acudió a la Corte Suprema para intentar que esta gestión no se realice. 

A pesar de esto, Ciper y La Tercera informaron el miércoles pasado que en el contexto de la investigación que lleva adelante el Ministerio Público, Andrea Albagli, ex funcionaria del Minsal, había declarado que en abril el gabinete de Jaime Mañalich le solicitó manipular los datos de contagiados para que estos calzaran con los informados por Mañalich en sus reportes diarios.

Además de esto, INTERFERENCIA accedió a información que señala que Al menos otros dos testigos habrían declarado en el marco del mismo proceso reforzando lo señalado por Albagli.

Meses atrás Ciper, el 13 de junio, informó que El Minsal reporta a la OMS una cifra de fallecidos más alta que la informada a diario en Chile, lo que en ese momento incendió las sospechas de manipulación de los datos epidemiológicos. La última gota que hizo rebalsar el vaso, y que implicó la salida del ministro.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Imposible que ante la evidencia puedan soslayar la responsabilidad del ex ministro, salvo que el gobierno haya comprometido recursos económicos a los parlamentarios que se abstuvieron, y creo es así. La historia demuestra cuán corruptos son éstos y pensar que Silver pretendió ser presidente de la cámara. Es cierto que la gran mayoría de los chilenos estimamos que son corruptos, pero si Silver era presidente, nos habría confirmado que esta cámara es corrupta total. Para qué hablar de la PPD (pásalo por debajo) Loreto Carvajal y del ex presidente PPD Pepe Auth, que hace poco se denunció cómo ilegal y el gobierno Italiano lo lamentó. En fin, señores del gobierno, sigan robando tranquilo porque cuentan con corruptos en la cámara de diputados que están llanos a recibir una paga para apoyarlos y no acusarlos constitucionalmente. Ministro Pérez, puede estar tranquilo, aunque quizás le cueste subir el pago a estos corruptos para que no aprueben la acusación en su contra.

Añadir nuevo comentario