Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 16 de octubre de 2019
Nuriluz Hermosilla

Vicepresidenta de los arqueólogos: "Statkraft no debería instalarse nunca en territorio mapuche"

Lissette Fossa

imageservlet.jpg

Foto: U. de Chile
Foto: U. de Chile

Para esta profesional, la empresa noruega no puede pretender instalar una hidroeléctrica donde hay un cementerio indígena, en el que se han encontrado restos de cerámicas anteriores a la llegada de los españoles. Según la dirigenta del Colegio de Arqueólogos, además Statkraft no tiene derecho a cambiar la actual fisonomía física natural de la zona patrimonial, pues esta es parte sustantiva de la cosmovisión mapuche.

Nuriluz Hermosilla Osorio es arqueóloga, profesora de la Universidad de Chile y vicepresidenta del Colegio de Arqueólogos de Chile. La profesional es una de las personas que han alzado la voz frente al avance de las hidroeléctricas en territorios mapuche y en zonas patrimoniales. 

En conversación con INTERFERENCIA, se refiere al caso del proyecto de la empresa noruega Statkraft, hidroeléctrica Los Lagos, reporteado por este medio en la nota titulada "Statkraft, la empresa 'verde' noruega que pretende inundar tierras mapuche".

Para las comunidades mapuche de la zona, el tema no solo se relaciona con la reivindicación del territorio, sino con el hallazgo de restos de cerámicas y piezas antiguas en un sector que fue un cementerio huilliche.

Como forma de protesta, una de las comunidades se tomó el fundo Carimalín, en donde se pretende instalar la hidroléctrica, el pasado 30 de junio, desde donde fueron desalojados por Carabineros. A través de un comunicado denunciaron que Statkraft profanó y usurpó un kuyfi eltuwe (cementerio antiguo) “extrayendo patrimonio arqueológico pre-hispánico de la nación pueblo mapuche en la rivera del río Pilmaiquén, atentando contra tain kuyfi as mogen ka müpiltun (forma antigua de vida y creencias fundamentales mapuche)”. 

La empresa negó las acusaciones y afirmó, en otro comunicado, que trabajará en la conservación de los restos arqueológicos. 

“En relación con el hallazgo de algunos fragmentos arqueológicos (pequeños trozos de cerámica y piedras talladas) en el proyecto Los Lagos, la compañía cuenta con un plan de rescate aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Además, contará con un arqueólogo permanente durante la construcción del proyecto”, declaró la firma noruega.

Para Nuriluz Hermosilla, estos "pequeños trozos de cerámica y piedras talladas" son mucho más que eso, y ve que en el conflicto se enfrentan dos cosmovisiones distintas, en tanto, los cementerios no son solo lugares donde reposan restos materiales, sino lugares sagrados, donde hasta el día de hoy se expresa la visión indígena acerca de la vida y la muerte.

- ¿Conoce el conflicto que se generó entre las comunidades mapuche de Pilmaiquén y Statkraft?

- He ido siguiendo el caso, por la lucha que ha dado la propia gente del Pilmaiquén, con la machi Millaray Huichalaf o la lonko Juana Cuante. Ese es un lugar que ellos definen de inmenso valor simbólico. Donde se quiere hacer el muro de la represa hay un cementerio. De ahí sale una trayen, que es una cascadita, que llega a una parte más baja, donde hay una piedra grande y de ahí el agua se suma al río Pilmaiquén. Entonces, la interpretación y el sentir mapuche dice que las almas de los muertos que están en ese cementerio indígena viajan al wenu mapu, a la tierra donde van los muertos, a través de ese territorio. Es decir, si tu dañas ese lugar, es algo irreversible y muy violento. Es como destruir una iglesia para nosotros. 

Además, todos estos lugares tienen un ngen, que son como las almas dueñas del lugar, espíritus que nacen con el comienzo de la vida en el universo, hace millones de años atrás. Si tú destruyes el lugar de los ngen, ellos se van y no vuelven nunca más. Desde el punto de vista de la arqueología y de los objetos, la Ley de Patrimonio protege esos sitios arqueológicos.

Pero además está lo que yo practico, que se llama una arqueología del presente, que es ver cómo los propios pueblos protegen sus territorios. Eso funciona en base de creer lo que los indígenas están diciendo, no en el sentido de una verdad absoluta, sino en el sentido de una práctica cultural que merecen todo el respeto del Estado de Chile.

Entonces, ellos están llevando una batalla curatorial, por el cuidado del medio ambiente y del patrimonio, y están perdiendo la batalla frente a empresas que son inescrupulosas en la forma de intervenir estos territorios.

- ¿Qué debieran hacer las empresas cuando se encuentran restos arqueológicos o lugares como cementerios indígenas?

- Lo primero que podría estar incumpliendo la empresa, es que para este tipo de proyectos ellos tienen que someterse al sistema de evaluación ambiental, y una parte de esos estudios se refiere al cuidado del patrimonio arqueológico. Ellos no pueden ejecutar el proyecto mientras no tengan una resolución de calificación ambiental. No deberían darla sin esos estudios arqueológicos. No se trata de que uno instale un proyecto y de casualidad se encuentren cosas, todo esto se puede prevenir. Los arqueólogos trabajamos en estas cosas.

Además tenemos el Convenio 169 que protege a los pueblos indígenas para que no se les pueda despojar de tierras con valor simbólico. 

Lo que pasa es que estas luchas son como David contra Goliat, porque los mapuche lo han dicho en todos los tonos, hace mucho rato. Nosotros como arqueólogos no nos queda más que ponernos al servicio de las comunidades, que sí tienen una explicación propia a lo que pasa en el territorio, y tenemos el deber de proteger el patrimonio arqueológico, en este caso un cementerio williche.

- ¿Qué valor arqueológico tiene un cementerio williche de este tipo?

- El concepto de valor es super relativo. Esto tiene el valor que decide un país al protegerlo o no como su patrimonio. Si dejas aparte el valor del lugar para el pueblo mapuche, también puede verse el valor que le da el Estado. Incluso el Consejo de Defensa del Estado debería querellarse frente a cualquier agente que rompa sitios arqueológicos, porque estos sitios están protegidos por el solo ministerio de la ley. 

- ¿Qué tendría que pasar para empezar un diálogo entre la comunidad y la empresa?

- En general en este tipo de conflictos hay un notable abandono de deberes de la entidad fiscalizadora. Esto requería un estudio de impacto ambiental y estudios arqueológicos muy completos.

- ¿Cómo se podría evitar el desarrollo de proyectos invasivos para el patrimonio mapuche? 

- Lo que pasa es que este tipo de proyectos son parte de un plan mucho más grande, no solo de empresas hidroeléctricas. También están los proyectos eólicos, las empresas mineras, las salmoneras. Este es un proceso extractivista, que está invadiendo un territorio mapuche. Viéndolo de esta forma, para mi gusto, no debería instalarse la empresa, por lo menos si quieren tener amistad con los pueblos indígenas. Porque son modelos de vida radicalmente opuestos. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelente iniciativa¡

Añadir nuevo comentario