Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 26 de Octubre de 2021
'Covid Cero'

Epidemiólogo Vivaceta sobre estrategia Covid del Colmed: "La discusión sigue en la elite y no considera la experiencia de la gente común"

Lissette Fossa

El Colegio Médico hizo pública su propuesta llamada Covid Cero, que busca eliminar la transmisión del virus en el país o dejarla en su mínima expresión. Para Vivaceta, el plan adolece de medidas sociales clave, como facilitar las cuarentenas para contagiados y contactos estrechos , y es débil en mejorar la comunicación de riesgo.

Este lunes 14 de junio de 2021 el Colegio Médico (Colmed) hizo pública una nueva propuesta, elaborada con médicos y expertos en salud pública, para enfrentar la pandemia en el país, denominada Cero Covid.

La estrategia busca, en unos meses, llegar a una baja circulación del virus en el país, e implica una batería de medidas entre las que se encuentra mantener el toque de queda, mayores restricciones en una fase anterior a la fase 1, que denominaron cortocircuito epidemiológico, y fomentar las actividades al aire libre mientras que se restringen las actividades en lugares cerrados.

“Lamentablemente, las medidas ejecutadas hasta hoy no han sido eficaces. Las cuarentenas locales o dinámicas, sin apoyo económico suficiente y oportuno, no han logrado reducir de manera efectiva la movilidad ni los contagios. Han sido inadecuadamente aplicadas, sostenidas de manera muy prolongada y administradas prácticamente sin atender a la situación epidemiológica real”, plantea la estrategia del Colmed, como un punto crítico de la gestión del gobierno.

INTERFERENCIA conversó con el epidemiólogo, ex miembro de Médicos Sin Fronteras y académico de la Universidad de Valparaíso, Aníbal Vivaceta, quien ha sido una voz crítica de las medidas sanitarias propuestas por el gobierno para enfrentar el virus y quien abiertamente opina que los confinamientos masivos no son útiles en el tiempo. 

Para Vivaceta es necesario evaluar las propuestas desde la realidad cotidiana de las personas, a través de un diálogo con la gente mucho más directo, por ejemplo, con foros híbridos, que seleccionen personas al azar que puedan expresar sus limitantes y posibilidades de acatar medidas como las cuarentenas.

El epidemiólogo advierte que estas propuestas vienen de expertos que conforman una élite, a pesar de que su preocupación por la pandemia es honesta. 

Vivaceta plantea que un acercamiento más profundo a la realidad social, debiese llevar a reforzar medidas como dotar de facilidades económicas y sociales para que los contagiados y contactos estrechos no salgan de sus casas a trabajar, así como a ebriquecer la comunicación de riesgo, de modo que las personas comprendan mejor la pandemia y sus formas de contagio, para así adoptar desde el convencimiento de los hábitos de cuidado necesarios para no contagiar ni contagiarse en lugares como el transporte público.

"Todo lo que se ha hecho a nivel de propuesta en general se restringen a la elite. Siempre está la idea de que tienen que tomar las decisiones gente súper especialista, pero ¿quién es el especialista en una pandemia?"

-¿Cuál es su evaluación, en general, del proyecto del Colmed para reestructurar el plan Paso a Paso?

Yo tengo un principio general al respecto, y es que la discusión general sobre la Covid-19 se ha manejado a nivel de elite. Por eso se refiere sobre esto el Colmed, que no es un organismo técnico, porque no tiene mucho fundamento técnico y, por ejemplo, no tiene muchos salubristas viendo estas materias. 

Todo lo que se ha hecho a nivel de propuesta en general se restringen a la elite. Siempre está la idea de que tienen que tomar las decisiones gente súper especialista, pero ¿quién es el especialista en una pandemia? ¿El que modela datos, el que escribe artículos, el que tiene trabajo comunitario? Hay una variedad de especialidades y profesionales, pero la experiencia vital de la mayoría de la gente queda excluida. Entonces, cuando hablamos de organismos de toma de decisiones, no consideran a la gente común. 

No hay alguna medida que considere la opinión de la gente que no sea pasarle encuestas, porque hacer eso es reafirmar ciertas visiones del mundo que tiene quien arma la encuesta. 

Lo que veo es un plan incompleto, en la medida en que anuncian que posteriormente van a usar opiniones de expertos para ajustar planes de comunicación de riesgo. Creo que esto se da por pensar que la gente que estudió sabe más que la gente que vive las cosas, ese es un error común por inexperiencia, pero acá hay cosas que tienen que ver con la vida de la gente.

Quienes realizaron el plan es un equipo de gente bien famosa, pero sin tanta experiencia en el control práctico de enfermedades, más bien conocimientos teóricos. ¿Y qué pasa? Pasa que para grandes pandemias, o te basas en lo que dicen los grandes libros o te pones a entender la cultura de la gente, y para eso contratas antropólogos que van a entender la cultura y van a hacer de mediadores entre la gente y los expertos. Al menos deberían darse espacios para entender a la gente y su cultura.

Existe una herramienta, por ejemplo, que se llaman foros híbridos y además hay un montón de herramientas de conocimiento distribuido, en donde estableces grupos de gente elegida al azar, por ejemplo, que no es un focus group, y que te permiten dar cuenta de la vida cotidiana y la aplicabilidad de un proyecto.

Pero, hasta ahora uno ve en la propuesta del Colmed una respuesta como para un doctorado, o un magíster, que teóricamente está bien fundada, pero no hay un aterrizaje a la vida de la gente. Y la mayor experticia sobre la gente y su vida es la misma gente. Sobre mi vida el que más sabe soy yo, que la vivo. Por eso, veo que lo que plantean son métodos antiguos de gobernanza. 

"Hasta ahora uno ve en la propuesta del Colmed una respuesta como para un doctorado, o un magíster, que teóricamente está bien fundada, pero no hay un aterrizaje a la vida de la gente. Y la mayor experticia sobre la gente y su vida es la misma gente. Sobre mi vida el que más sabe soy yo, que la vivo".

-¿Y respecto a las campañas? ¿Lo que se conoce como comunicación de riesgo?

No está bien desarrollado la comunicación de riesgo y la educación que se promete que se va a hacer en un futuro próximo. En realidad hay un problema conceptual en eso. Por ejemplo, proponen un plan paso a paso y cambian las restricciones, pero finalmente cuando uno analiza las restricciones que establecen y la movilidad que permiten, eso vuelve a tener problemas con la gente.

Eso, porque la gente tiene desincentivos a declararse enferma porque el mercado laboral chileno tiene altos niveles de informalidad y los que tienen formalidad, tampoco tienen las herramientas para resolver demasiado, entonces. Si no se resuelve que la gente que es contacto estrecho quiera declararse contacto estrecho o el enfermo quiera declararse enfermo, no se resuelve el problema, porque hay una tendencia normal en las epidemias a ocultar los síntomas. Y eso no está cubierto en el plan, no hay mención a las condiciones del mercado del trabajo que hacen que la gente no se declare enferma o contacto estrecho.

Si no logras eso, sigues sin detectar a las personas de riesgo. En cambio, restringes el movimiento a las actividades esenciales, pero en esa actividad esencial, igual vas a tener gente circulando que tiene el virus. Y ahí se debe aplicar la comunicación de riesgo para saber cómo no me contagio.

Todo lo anterior no está bien articulado. Está puesto en el plan, sí, pero sin desarrollarse. Está puesto como un manual de instrucciones, no desde la experiencia de la gente, y eso funciona en la teoría, pero basta mirar por la ventana para ver que no funciona en la realidad.

-Sobre las restricciones de movilidad que plantea el Colmed ¿Le parecen adecuadas?

-No basta con restringir mucho la movilidad por un tiempo corto o muy estricto, en una enfermedad donde estoy “perdiendo” a los que pueden contagiar. Es decir, no los estoy detectando porque no se declaran enfermos, o porque no declaran ser contacto estrecho. 

Acá hay un ejemplo que funciona bien. Dos personas que se conocen en Tinder, se juntan, van a tener una relación sexual y uno le dice al otro, “oye, hay que usar condón”. "Claro, por supuesto", dice el otro, y la persona insiste y dice que es porque tiene VIH y lo puede contagiar. El otro se asusta, y dice no, que no quiere tener relaciones. Entonces la duda que queda es ¿entonces esa persona sólo iba a usar condón cuando creía que no había riesgo, pero cuando hay un riesgo real no quiere usarlo? Ahí hay un error de concepto. Porque las medidas de prevención sirven para evitar un riesgo, cuando hay un riesgo real de transmisión. Por eso hay que insistir ahí en lo fundamental; el lavado de manos, la promoción de la interacción al aire libre, la distancia social. Eso es lo fundamental en esta pandemia.

Yo no estoy diciendo que sea bueno que una persona enferma siga trabajando, pero hay muchas personas asintomáticas, que andan en micro, sin saber. Y si esa persona toma las medidas para no contagiar a otros, funciona. 

"El cierre de fronteras es fundamental. En Chile los desaciertos más grandes en cuanto a movilidad de las personas han sido los problemas de control a inicios del 2020 y del 2021".

Creo que ahí el plan tiene un quiebre, porque cambia la lógica de los encierros. Y se ve ahí como una especie de consenso, pero hay una mirada distinta sobre cuales son las medidas eficaces, en el mismo documento. Y entramos en lo mismo, porque todas estas propuestas se hacen sin considerar las dimensiones sociales o educativas. Yo te diría que viendo el panorama concreto, todo lo que ellos proponen, sí, se puede aplicar, pero es un cuarto de lo que hay que hacer.

-¿Qué propuestas rescata del plan del Colmed?

-El cierre de fronteras es fundamental. En Chile los desaciertos más grandes en cuanto a movilidad de las personas han sido los problemas de control a inicios del 2020 y del 2021.  

Está muy bien tener restricciones importantes de entrada a Chile, pero si las restricciones son solo administrativas y no hay un periodo de cuarentena para la gente que viene, no hay manera de garantizar de que la gente esté segura. No sirve si esa persona hizo cuarentena en otro lado, tiene que hacerla acá, porque tendría que asegurar con todo que no tuvo interacción y además se subió a un avión donde pudo haberse contagiado. Por eso debe implicar una cuarentena estricta a todos los que entran, para evitar que alguno sea asintomático y llegue con una cepa rara al país. Ahí el único requisito que evita que una persona transmita una enfermedad es la cuarentena estricta.

La primera cuarentena estricta se hizo en 1377, en un puerto de Croacia, en el Mar Adriático. Se estableció por primera vez una cuarentena y se estableció cómo es esa cuarentena. Se separó a quienes podían contagiar y se les mantuvo encerrados el tiempo necesario, con condiciones para que vivan, pero que no transmitan. Y eso permitió la navegación en los puertos en el Mediterraneo. Eso incrementó el comercio y de ahí derivó el renacimiento. Es una de las medidas más importantes en la historia en salud pública. 

Por eso si vas a cerrar fronteras, se cierran de la manera que se han cerrado desde hace años. Todo puede que no funcione, si no hago una cuarentena estricta. Y para eso es importante que se remuevan los desincentivos, como que la gente tiene que pagar esas cosas, para que la gente haga las cuarentenas. 

- La propuesta también habla de reforzar la trazabilidad…

Es que no es solo testear más., Porque la gente no te dice quiénes son sus contactos estrechos, y no se declara enferma muchas veces, por lo tanto ahí tienes una nebulosa grande. Si a eso sumamos el transporte público abierto, una parte significativa de los contactos en un área metropolitana se van a producir así, lo que aumenta la nebulosa.

Entonces, la gente no tiene el estímulo de declararse enferma, tienen problemas de seguridad social y laboral, y encima tienen el espacio donde contagiarse que es el transporte público donde no hay posibilidad de trazabilidad. Hay posibilidad de poner medidas de higiene, pero no de trazabilidad. Entonces, si tengo todas esas condiciones, pensar que lo voy a lograr encerrando comunas, no tiene sentido, porque sigo sin la capacidad de separar a los enfermos de los no enfermos. 

Habíamos dicho que hay un mérito en el confinamiento. Bueno, lo otro que no es tan mérito, es que se mantiene el toque de queda, la cual es una medida absurda. El toque de queda, para lo único que sirve, es para que después periodistas inescrupulosos denuncien a tal artista o personaje porque lo pillaron en una junta o algo así. Entonces, todo lo que tiene que ver con el toque de queda no tiene ningún sentido desde el punto de vista epidemiológico. 

El argumento del toque de queda es para evitar que abran los locales nocturnos, y efectivamente, tienes menos fiestas nocturnas o locales. Pero si la gente se junta antes del toque de queda, la gente se contagia antes, por lo cual no tiene ningún sentido. 

Si tú comunicaras claramente a la gente, precisa y racionalmente, informando de cómo cuidarse, sin entregar una lista de normas, lo que podríamos tener sería que mucha gente contribuyera a cuidarse. No toda la gente, pero sí mucha. Porque de todas formas con las medidas absolutas que tienes ahora no consigues que la gente las acate.

Si tú sacas un estudio de una clínica y sales de la clínica y se lo ordenas a la gente, jamás vas a conseguir que esa medida sea efectiva. Lo único que consigues es a un especialista que pueda decir "somos grandes expertos en decir cómo se debieran hacer las cosas, pero jamás lo podríamos aplicar a la vida real, porque no sabemos cómo vive la gente en la vida real".

"El argumento del toque de queda es para evitar que abran los locales nocturnos, y efectivamente, tienes menos fiestas nocturnas o locales. Pero si la gente se junta antes del toque de queda, la gente se contagia antes".

Un ministro de Salud que supiera hacer su pega, juntaría a todos estos expertos, pero también habría hecho hace mucho tiempo uno o más foros híbridos, donde gente común pueda expresarse, a través de discusiones de grupos al azar, donde haya diálogo y escucha para elaborar políticas. Porque cuando hay representantes del representante, la voz de la gente común se intercede demasiado.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelente enfoque el del doctor Vivaceta

Interesantes puntos los señalados por el doctor, me parece bastante acertado lo que señala de que no se están aterrizando las medidas a la realidad de la cultura, y esto fomenta más la desconfianza en la gente sobre las medidas, lo que finalmente termina siendo perjudicial en todo aspecto. A mi personalmente me tiene preocupado que he visto más cabida en la "gente común" para caer en grupos sectarios de desinformación lo que me parece un tema delicado cuando estamos en situación de pandemia.

Añadir nuevo comentario