Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 11 de mayo de 2021
¿Aires de renuncia?

Piñera enfrenta escenario político más delicado desde noviembre de 2019

Maximiliano Alarcón G.
Diego Ortiz
Andrés Almeida

El Tribunal Constitucional apostó por su propia supervivencia y dejó al presidente solo en su intento por evitar un tercer retiro de fondos de las AFP. En tanto, el panorama partidista muestra a un oficialismo más alejado de La Moneda y a una oposición más cohesionada. Por su parte, el descontento social sigue marcando la pauta.

Sebastián Piñera vivió un shock de realidad durante la tarde de ayer martes, puesto que el Tribunal Constitucional (TC) decidió no acoger a trámite el recurso presentado por La Moneda para frenar el tercer retiro del 10% de las AFP, dando la espalda a la intención del presidente de ocupar a dicho organismo como su refugio político frente a un Congreso que desde hace unos meses le es incontrolable.

Esto marca un nuevo hito en la actual gestión de Piñera, puesto que al no contar con el TC a su favor y cargar con una aprobación del 9% según la última encuesta Cadem -la que le es afín-, queda en un escenario tanto o más frágil que el que atravesó en noviembre de 2019, pocos días después de que iniciara el estallido social y cuando la renuncia del mandatario era una posibilidad real, la que se esfumó el día del acuerdo del 15 de noviembre que inició el proceso constituyente.

Son distintos factores los que empujaron la decisión del TC, entre ellos las profundas diferencias entre la presidenta del órgano, María Luisa Brahm con el ministro Iván Aróstica. Pero más de fondo, la institución se juega la supervivencia en el actual proceso constituyente y están conscientes de que no contaban con la simpatía ciudadana. De hecho, en las últimas semanas retiraron la placa con el nombre del organismo en el edificio de Huérfanos 1234, e incluso realizaron un simulacro de incendio.

Por esto ayer martes, 7 de los 10 ministros del TC dejaron en claro que es más importante asegurar su propia existencia que seguir fallando en favor de los intereses del Presidente, tal como ocurrió para el segundo retiro. Un hecho relevante fue que Aróstica, en una acción atípica para los integrantes del órgano, habló antes y después del fallo con la prensa. En esta última ocasión incluso se mostró bastante risueño, algo que se puede interpretar como que querían dejar en claro que ellos terminaron por salvar el tercer retiro aprobado por el Congreso.

“Fue desestimado el requerimiento en esta etapa, en el sentido de que carece de fundamentos completos. Si bien tiene fundamentos, por su puesto. Es un extenso escrito del Presidente de la República, faltaron hacerse cargo de algunos antecedentes, tal como lo dijimos en la mañana. Faltaba la relación todavía que hiciera el relator a ver si completaba esos antecedentes hoy día. Esos antecedentes son básicamente la sentencia del Tribunal Constitucional anterior, del 30 de diciembre. Esa sentencia tiene dos factores importantes que Su Excelencia no los consideró: uno es el voto de cinco ministros que estuvieron por no admitirlo ya en una primera ocasión. El presidente de la República tiene perfecto derecho a no estar de acuerdo con ello, pero tiene que decirlo en su requerimiento”, dijo Aróstica. 

Cerca de las 17 horas y sin más margen político, el mandatario salió públicamente a anunciar que promulgaría durante la misma jornada el proyecto de ley de los parlamentarios. 

“En estos tiempos de grandes dificultades y grandes adversidades que estamos enfrentando es más importante que nunca que todos los que creemos en la libertad, en la paz y la democracia, rechacemos todo tipo de violencia y respetemos nuestro Estado de Derecho. Como gobierno respetamos y aceptamos la decisión del Tribunal Constitucional, sin perjuicio de no compartirla. Por estas razones promulgaremos hoy la reforma aprobada por el Congreso para permitir los retiros del 10% de los ahorros previsionales y haremos todos nuestros esfuerzos para que estos recursos lleguen a las personas y a las familias chilenas a partir de la próxima semana”, dijo el presidente, para luego agregar que retiraría el proyecto de tercer retiro que él había presentado en reemplazo del original.

Peor escenario político que antes

Pero no es solo el quiebre con el TC lo que demuestra el delicado momento de Sebastián Piñera, sino que también a nivel político partidista el panorama es complejo.

A diferencia de noviembre de 2019, cuando Chile Vamos era una coalición firme y alineada con el gobierno, hoy los parlamentarios del bloque no rinden pleitesía a lo que dicta el mandatario. Una muestra de esto es que en la última votación de tercer retiro, 41 de 61 diputados de la coalición aprobaron el proyecto, mientras que en el Senado fueron 7 de 18 representantes del sector quienes hicieron lo mismo.

En particular y más llamativa es la actitud reciente de Evópoli. El partido que durante el estallido social y la pandemia se mantuvo más firme junto a Piñera, ha tomado distancia de él en los últimos días. Puntualmente, argumentando que no solucionaba el problema de fondo, decidieron restarse del acuerdo pactado el pasado domingo por el mandatario con los otros partidos de Chile Vamos para presentar el proyecto alternatico de tercer retiro de La Moneda. 

Esta difícil relación puede volverse más fría consoderando el panorama electoral, es decir, al sopesar cuán conveniente es actualmente para el conglomerado de derecha y para cada candidato mantenerse cerca de Piñera, si es que se tiene en como objetivo obtener buenos resultados en todos los sufragios que se llevarán a cabo el próximo 15 y 16 de mayo, pero también en la presidencial y parlamentaria que deberían realizarse en noviembre de este año.

Por otro lado, la oposición también es diferente a la que pactó el 15 de noviembre de 2019. En aquel entonces, este sector se encontraba más dividido y parecía imposible que se cohesionaran para ser un contrapeso al gobierno. Pero actualmente la centro izquierda logra marcar la agenda legislativa con mayor frecuencia, sobre todo en los retiros de fondos previsionales y medidas como el impuesto a los súper ricos, además en el Senado se ve un liderazgo fuerte por estos días.

Contrario al complejo abril del mandatario, este mes ha sido uno de victorias políticas para la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC). El 5 de abril, la senadora por la región de Atacama fue protagonista del anuncio de Piñera sobre la entrega del Bono de Clase Media, la ampliación del Ingreso Familiar de Emergencia y el préstamo solidario. Presente telemáticamente, a través de una pantalla que excedía notoriamente en tamaño al jefe de Estado, Provoste entró al cuadro en primera plana para el anuncio de un programa de ayudas en que su rol fue clave.

Días antes, Provoste convocó a la oposición para negociar un pacto con el gobierno: postergar elecciones a cambio de medidas económicas que vayan en ayuda a la gente, algo que anticipó que haría en su cuenta de Twitter. La reunión, según consignó La Tercera, duró tres horas y habría sido la más amplia de la centroizquierda desde 1988; consensuándose el acuerdo con el oficialismo.

Sin embargo, la senadora DC no tardaría en pasar del consenso a fustigar al gobierno. Luego de solicitarle en sala al Presidente abstenerse de ingresar el impedimento del proyecto del tercer retiro al TC, Provoste pidió a Piñera que “no sea un obstáculo” para los chilenos en “momentos tan complejos”; para terminar días después tildando de “vergonzoso” el proyecto alternativo del tercer retiro propuesto por el Ejecutivo, ya que no estaba escrito al momento del anuncio. 

La presidenta del Senado finaliza abril “invitando” al gobierno a implementar una Renta Básica Universal, idea desechada por el Ejecutivo en reiteradas ocasiones; y agradeciendo al presidente Piñera por “promulgar hoy mismo el tercer retiro”. Esto último luego de que el mandatario hiciera -casi- todo lo que estaba a su alcance por evitar que se aprobara el proyecto de la oposición.

Débil en lo social y distancia empresarial

En tanto, fuera del panorama partidista, el ámbito político social sigue siendo el talón de Aquiles del presidente. Quizás una de las alarmas más fuertes conocidas recientemente fue la hecha por el Instituto Nacional de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, respecto del aumento en la desnutrición en grupos vulnerables.

En este contexto, el tercer retiro nuevamente fue empujado con fuerza por la protesta, ya sea de manera inorgánica en distintas poblaciones de Chile como por la potente paralización realizada por los trabajadores portuarios del país. La presión de estos sectores que en 2020 levantaron la palabra “hambre” como consigna, volvió a marcar la pauta para las autoridades legislativas, y en este caso, también para el Tribunal Constitucional.

Por otro lado, el mundo de los negocios también comienza a tensionarse. Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial Nacional, que agrupa a varias pyme, criticó duramente la iniciativa del tercer retiro del gobierno, en tanto las empresas -sin importar su tamaño- deberían incrementar en un 1% su carga previsional mensual por cada cada trabajador contratado.

Esto, en un escenario en que estas empresas se han visto particularmente golpeadas por la pandemia, enfrentando quiebras masivas y sin aportes suficientes a través de mecanismos como el Fogape.

Según datos de la Multigremial y Conapyme, con la crisis social y sanitaria hay un 98,6% de las mipymes del país en "riesgo de desaparecer", por lo que el viernes pasado solicitaron algo así como un "plan Marshall" para rescatar estas empresas, que son las que entregan el 70% de los puestos de trabajo del empleo formal.

Nada de eso sucedió. Por el contrario, Swett consideró que el anuncio del domingo de un 1% de cotización extra sería una "lápida" para las minipyme, por lo que calificó el proyecto de "mal pensado", "complicado" y "a la rápida".

De esta forma, en la actualidad el principal espacio de poder para Sebastián Piñera son las medidas sanitarias respecto del Covid-19, pero solo en cierta medida, puesto que constantemente las acciones de gobierno son vigiladas por el Colegio Médico liderado por Izkia Siches.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Inicialmente por los años 70s, el TC era un organismo meramente técnico, cuya función era arbitrar en cuestiones de complejidad juridica. Ahora es un organismo político, objeto del cuoteo, jugando al policía bueno y al policía malo con el gobierno, con declaraciones a la prensa antes de un fallo, osea una chacra, que debemos pagar los constribuyentes. Un organismo que debe su existencia a la poca claridad de las reglas, a la letra chica, experto en cuestiones que dupuestamente el comun de los mortales no entiende, que normalmente falla a favor del poder económico, ¿lavado de imagen?, ¿instinto de conservación?, lo unico que sé es que unagolondrina no hace verano y este ultimo fallo, no tenía porqué pasar por ahí, pero los chilenos vivimos en una macabra distopía y nisiquiera nos damos cuenta. Eso sorprende mas todavía.

Excelente artículo. Solo sugiero corregir un mote en el párrafo que dice "esta difícil relación puede volverse más fría consoderando el". cambiar por "considerando". Un saludo!

Piñera ; Larroulet y L&D váyanse del país patéticos capitalistas no le han ganado a nadie

¡Qué puedo hacer si no Felicitarlos! 29/04/2021 C.

Añadir nuevo comentario