Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de Julio de 2021
Elecciones 2021

En unas primarias con más de 3 millones de votantes, Boric arrasa con Jadue y Sichel sepulta las candidaturas partidistas de Chile Vamos

Víctor Herrero A.

Ganadores de Primarias: Sebastián Sichel por Chile Vamos y Gabriel Boric por Apruebo Dignidad

Ganadores de Primarias: Sebastián Sichel por Chile Vamos y Gabriel Boric por Apruebo Dignidad
Ganadores de Primarias: Sebastián Sichel por Chile Vamos y Gabriel Boric por Apruebo Dignidad

En otra jornada electoral sorpresiva que rompió incluso con los pronósticos más optimistas de los propios vencedores, más de 3 millones de chilenas y chilenos acudieron ayer a las primarias presidenciales de los pactos de izquierda Apruebo Dignidad y de la derecha oficialista Chile Vamos y entregaron un veredicto claro: la juventud y la relativa independencia de los partidos políticos se han convertido en uno de los grandes activos políticos en el nuevo ciclo político chileno.

Hace sólo unos pocos meses, Gabriel Boric tuvo que luchar por reunir las firmas suficientes para presentarse a una contienda en la que -encuestas y expertos- daban por seguro ganador al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue. Ayer, el candidato del Frente Amplio logró un triunfo aplastante en el pacto de izquierda al obtener más de 1 millón de votos e imponerse con 60,4% frente al candidato comunista, que obtuvo 39,6% y unos 640 mil votos (cifras del Servel con el 99,8% de las mesas escrutadas). El alcalde de Recoleta era visto hasta hace pocas semanas como el seguro ganador de esta elección.

Hay elementos que indican que el viejo ciclo no está muerto. En efecto, los ganadores de ayer fueron un diputado opositor y un ex ministro del gobierno de Piñera, ambos pertenecientes a instituciones altamente desprestigiadas entre la ciudadanía.

Al cierre de esta edición, las cifras mostraban que Boric, uno de los dirigentes estudiantiles del movimiento del 2011 y 2012, había ganado en 308 de las 348 comunas del país. Para un análisis más detallado del triunfo del candidato de Convergencia Social ver “Boric triunfa apostando al recambio generacional y al reemplazo de la vieja Concertación”.

Estas primarias fueron las más masivas en la historia de este mecanismo, superando en unos 200 mil votos las de 2013 donde también se presentaron seis candidatos y en las que triunfaron Michelle Bachelet Y Pablo Longueira (este después renunció a la carrera por problemas de depresión).

En el pacto de la derecha se impuso Sebastián Sichel, quien obtuvo 49% y logró una ventaja de 18 puntos sobre Joaquín Lavín, quien salió segundo. Sichel, ex militante de la Democracia Cristiana y ex miembro de Ciudadanos de Andrés Velasco, fue el único independiente entre los cuatro candidatos del oficialismo, asestando así una dura derrota a los representantes de los partidos de esa coalición Mario Desbordes (Renovación Nacional), Ignacio Briones (Evópoli) y Lavín (UDI).

La candidatura de Sichel comenzó a fraguarse hacia fines del año pasado ante el temor de que Lavín estaba estancado en las encuestas. En enero de este año, INTERFERENCIA publicó un artículo donde se afirmaba que un núcleo duro de la derecha tradicional, entre ellos Andrés Chadwick, Andrés Allamand y Marcela Cubillos, había optado por entregarle su apoyo al ex ministro y ex presidente de BancoEstado. “Apostar por un outsider del sector tiene un motivo: ante una eventual derrota en la Constituyente, esta candidatura –y quienes la apoyan– trataría de presentarla como una nueva derecha, pese a que se trata de la derecha empresarial de siempre”, se afirmaba en ese artículo.

Para un análisis en mayor profundidad de esta victoria, vea el artículo en esta edición “Las claves del triunfo de Sebastián Sichel, el candidato de la ‘nueva vieja derecha’”.

El nuevo ciclo

El apretado ciclo electoral que se inició con el plebiscito de octubre del año pasado ha dado sorpresas constantes con resultados contundentes, dejando fuera de juego a encuestadoras y expertos. Esta nueva etapa desafía todos los moldes interpretativos con los que ha funcionado la política chilena de los últimos 30 años. Uno de los motivos es la irrupción de una generación más joven que, a diferencia de sus antecesores, sí está acudiendo más a las urnas. Todavía está por verse cómo se conformó -en edad y clase social- la participación electoral de las primarias de ayer.

La irrupción de los alcaldes en la política nacional sufrió un fuerte frenazo ayer, como lo demuestran las derrotas de Lavín y Jadue.

Pero también hay elementos que indican que el viejo ciclo no está muerto. En efecto, los ganadores de ayer fueron un diputado opositor y un ex ministro del gobierno de Piñera, ambos pertenecientes a instituciones altamente desprestigiadas entre la ciudadanía.

La irrupción de los alcaldes en la política nacional -un fenómeno que se inició con el propio Joaquín Lavín a fines de los años 90 y que alcanzó un clímax durante el estallido social en 2019- parece haber sufrido un fuerte frenazo ayer. Tanto Lavín, hace sólo unos meses el edil de Las Condes, como Jadue, el popular alcalde de Recoleta, fueron duramente derrotados por dos hombres con un perfil y currículum de políticos más tradicionales.

Y si bien la participación electoral fue altísima para ser una primaria, sólo correspondió al 20% del padrón electoral. Dado que la participación en elecciones más generales ha estado en torno al 50% en los últimos años, algunos apuestan que todavía queda espacio para una o más candidaturas presidenciales.

Este es el caso del sector de independientes ligados o cercanos a la Lista del Pueblo, que obtuvo una sorpresiva votación y representación en la Convención Constituyente. Ahí, al candidato de Apruebo Dignidad le podría salir competencia por el ala de izquierda e independiente.

El escenario en la ex Concertación, agrupados en el pacto Unidad Constituyente, es más complejo. La candidatura de Paula Narváez del PS no ha logrado generar mayor adhesión. A la presidenta del Senado Yasna Provoste también se la ha angostado el camino, ya que la derrota de Jadue deja menos espacio para una candidatura centrista que juegue con el temor de amplios sectores de la población ante una postulación de un miembro del Partido Comunista.

Una primaria no convencional entre ambas es muy poco probable, ya que correría el riesgo de una participación tan por debajo de la de Apruebo Dignidad que la ganadora igual saldría perdedora en el panorama general.

Con todo, aparte de la juventud y la independencia hay un tercer elemento de este nuevo ciclo político que aún no se ha manifestado con fuerza de cara a los comicios presidenciales de noviembre: la irrupción del feminismo. De momento, todos los candidatos que seguro estarán en la papeleta presidencial son hombres.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Por Bloque, gano la Izquierda con MM 1,75 - 56,6% del total de los votos, sobre la Derecha con MM 1,34 - 43,4% .... esos 11 % de los votos en favor crean una diferencia importante..... si algo necesita este Pais, son cambios y si alguien representa estos cambios es el Joven Revolucionario de Punta Arenas, de gran elocuencia, inteligente y astuto como un viejo zorro de la politica.

falta saber que hará la lista del pueblo y los traidores de la concertacion actual nueva mayoría ,si boric se alia con la DC perderá una gran cantidad de votos

Un D.C gana en la izquierda un D.C. gana en la derecha, en espera que otra D.C. se decida. La D.C pone los huevos en todas las canasta, como es de costumbre

Añadir nuevo comentario